26 nov 2020

Ir a contenido

IDEAS

El cineasta Charlie Kaufman.

JOHN PHILLIPS (GETTY IMAGES)

Vuelve Charlie Kaufman

Desirée de Fez

Creo que la noticia cultural que más feliz me ha hecho en mucho tiempo es el regreso de Charlie Kaufman. Cinco años después de su película de animación 'Anomalisa' (2015) vuelve con dos cosas: su primera novela y otro filme como director. 'Antkind', la novela (de momento no publicada en España), tiene 700 páginas y va sobre un crítico de cine neurótico que descubre un filme nunca visto. La película, 'Estoy pensando en dejarlo', es su primera adaptación de un texto ajeno, una novela de Iain Reid, y se estrenará en Netflix el 4 de septiembre.

Estoy bastante convencida de que el libro será puro Kaufman. Con la película, lo reconozco, tengo algunas dudas. Me anima que sea un 'thriller' psicológico con fugas al terror, pero un par de cosas me hacen esperarla con cautela. Una es que sea de Netflix, donde la originalidad y el riesgo (materia prima de la obra de Kaufman) brillan últimamente por su ausencia. Otra, una declaración reciente del cineasta a 'The Wall Street Journal' que –aunque igual es solo una intuición mía– parece insinuar cierta domesticación: "Estaba buscando algo que alguien me dejara dirigir, y es más fácil si está basado en un libro, un cómic o una película que ya exista".

Sonrojo

El retorno del cineasta con su nueva película y su primer libro es la noticia cultural que más feliz me ha hecho en mucho tiempo 

No puedo evitar sentir una profunda tristeza al ver cómo uno de los talentos más alucinantes que ha dado el cine moderno, copiado hasta la saciedad con un descaro que sonroja, tiene que recurrir a ese tipo de estrategia para seguir rodando. No me entra en la cabeza. Pero bueno, lo importante es que Kaufman vuelve. Vuelve el guionista de, entre otras, 'Cómo ser John Malkovich' (1999), 'Adaptation' ('El ladrón de orquídeas', 2002) y '¡Olvídate de mí!' (2004). Vuelve el escritor y director de la monumental 'Synecdoche, New York' (2008).

Y vuelve un tipo de cineasta (del que Kaufman está en una liga superior) que escasea en el presente no tanto porque no exista como porque no le dejan hacer: complejo, inclinado al experimento, dispuesto a cuestionarse y alterar la realidad, obsesionado con las posibilidades del lenguaje o capaz de adentrarse en la fantasía por los caminos más raros. Kaufman es así. Y es más. ¿Cómo no celebrar su regreso?

Temas Cine