DOS MIRADAS

Un café sin ellos

Una instalación itinerante, con 8.372 tazas en círculo, recorre el mundo para recordar a los asesinados en Srebrenica

Se lee en minutos
La artista bosnia Aida Šehović llena las tazas de café de la instalación ’¿Por qué no estás aquí?’, cerca del cementerio conmemorativo de la matanza de Srebrenica, en Potocari, el 10 de julio.

La artista bosnia Aida Šehović llena las tazas de café de la instalación ’¿Por qué no estás aquí?’, cerca del cementerio conmemorativo de la matanza de Srebrenica, en Potocari, el 10 de julio. / AFP / ELVIS BARUKCIC

La historia de Aida Šehović comenzó cuando volvió a Bosnia, desde el exilio, y oyó que una mujer que había perdido a su marido en Srebrenica confesaba que lo que más echaba de menos es tenerlo cerca para poder tomar el café. El café turco, suave, casi una infusión, que la tradición dice que debe tomarse en un 'fildžani', una taza sin asas que se agarra con las dos manos para sentir más cerca el calor. A partir de aquí, hace 14 años, Šehović pensó en una instalación itinerante, con 8.372 tazas en círculo, como un ritual, una evocación del genocidio.

Te puede interesar

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora se han cumplido 25 años de aquel día terrible, de aquella ignominia colosal, de aquella fecha que pasará a la historia de la infamia y de la cobardía de la comunidad internacional ante el hambre de sangre de los verdugos. Las primeras 923 tazas, en el 2006, en Sarajevo, fueron donadas por familiares de las víctimas. Después, el montaje -'¿Por qué no estáis aquí?'- ha recorrido medio mundo, siempre el 11 de julio. Este año ha llegado al cementerio de Potocari. Las han llenado otra vez de café, en una ceremonia colectiva, un arte para la memoria. ¿Por qué no tomáis el café con nosotros? ¿Por qué?