01 nov 2020

Ir a contenido

DOS MIRADAS

Una indígena yanomami se pone una mascarilla, el 30 de junio en Alto Alegre (Brasil).

EFE / JOÉDSON ALVES

Miradas audaces

Josep Maria Fonalleras

Todos sabemos lo difícil que es adaptarse a la mascarilla, ese adminículo que nos protege y a la vez nos encierra, pero en la limitación tenemos un trampolín

La máscara nos hace ser diferentes. En la vida de cada día e imaginando las situaciones que aún no hemos vivido con el parapeto y que, siendo iguales, serán otra cosa. Se impondrá la mirada. Lo decía hace unos días una especialista en maquillaje: "Creo que la gente se maquillará menos y, cuando lo hagan, se centrarán en la mirada". Hablaba de perfilar las cejas y de reforzar las pestañas. Parece que es cierto: se venden más productos para los ojos. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero, puestos a buscar autoridades en el tema, me quedo con unas declaraciones deliciosas (y profundas, como siempre) de 'Pitu' Roca. Todo lo que dice rezuma serenidad y reflexión. Es un camarero de vinos, como él mismo se define, pero esconde un filósofo. Dice que "la máscara no es un problema; es seducción, porque mirar exige audacia. Hace que nos mostremos al otro con la verdad en los ojos". Todos sabemos lo difícil que es adaptarse a este adminículo que nos protege y a la vez nos encierra, nos fortalece y nos torna ensimismados. Por eso reconforta pensar que en la limitación tenemos un trampolín, que en la carencia está el secreto de nuevas percepciones. Que las sonrisas falsas pierden ante las miradas audaces.