26 nov 2020

Ir a contenido
'Tenet', la única película

'Tenet', la única película

Desirée de Fez

Es como si lo nuevo de Christopher Nolan fuera lo único que importa y estuviera predestinado a salvar el mundo, a devolvernos el cine como espectáculo colosal y maravilloso

Ahora mismo solo existe realmente una película. Hay algo interesantísimo en nuestras expectativas sobre 'Tenet'. Es como si lo nuevo de Christopher Nolan fuera lo único que importa y estuviera predestinado a salvar el mundo. De ahí el nerviosismo cuando movieron la fecha de su llegada a los cines. Es como si estuviéramos convencidos de que Nolan va a rescatarnos y nos lo va a devolver todo a la vez. Como si los estrenos en salas de estas semanas fueran solo un ensayo, un entrenamiento previo, para estar en plena forma cuando llegue el gran día. Le hemos encomendado la misión de salvar las salas. La de arrancarnos de la memoria, a golpe de virtuosismo, los subproductos hechos durante el confinamiento que hemos tenido que aguantar. La de devolvernos el cine como espectáculo colosal y maravilloso. Y la de revivir al espectador que alguna vez fuimos, nerviosos ante el acontecimiento, y al que a veces echamos de menos despanzurrados en el sofá, entre película y película de Netflix.

Es probable que Nolan, siendo como es, no solo esté encantado con el reto, sino que además le parezca un desafío factible, algo que puede conseguir sin problema. Igual lo consigue. Yo no soy entusiasta de Nolan, aunque algunas de sus películas me parecen extraordinarias, y ya me he hecho a la idea de que, además del mundo, me va a salvar el verano. Pero aunque no lo consiga, el estreno de 'Tenet' parece predestinado a pasar a la historia como un suceso peculiar, como un acontecimiento popular que fue mucho más allá del estreno de la nueva de 'Star Wars', de la nueva de Marvel, ¡de una de Nolan antes de la pandemia! Hemos puesto en ella, casi por pura supervivencia, unas esperanzas desmedidas. Le hemos dado a Nolan una responsabilidad brutal, y hemos convertido 'Tenet' en un suceso sobrenatural cada vez más cerca. Todo esto es rarísimo. Pero a la vez está muy bien porque, aun de forma desproporcionada, demuestra una confianza en las películas, en su alcance, en su posible trascendencia, que el ritmo de los tiempos y la inmediatez del olvido habían puesto en crisis. ¿Ha venido 'Tenet' a rescatarnos?