07 ago 2020

Ir a contenido

Los famosos y el covid-19

Miguel Bosé. Miguel no sé.

ANTHONY GARNER

Miguel Bosé. Miguel no sé

Imma Sust

Las celebridades no están acostumbradas a que nadie les diga lo que tienen que hacer, pero de la noche a la mañana el coronavius les ha recordado que no son nadie

Siempre he pensado que la verdadera igualdad llegará el día en que los hombres quieran imitar a las mujeres y no al revés. Nosotras ya podemos votar como ellos, podemos mandar como ellos y podemos vestirnos como ellos. La actriz Katharine Hepburn fue una de las primeras mujeres que se atrevieron a salir a la calle con pantalones. Eran los años 30 y una mujer con pantalones era una mujer vestida de hombre. ¡Un escándalo! Cuenta la leyenda que la periodista Barbara Walters le preguntó si tenía alguna falda en su armario y ella contestó: "Tengo una, me la pondré para su funeral".

Luego llegaron más. Marlene Dietrich y Diane Keaton. Mujeres fuertes, talentosas y con estilo. Mujeres avanzadas a su tiempo. Muchas se sumaron hasta el día de hoy, en que nadie se plantea que "si salgo a la calle en tejanos, es que voy vestida de hombre". Muy bien. ¿Cuándo va a pasar esto al revés? El día que los hombres se maquillen, se hagan trenzas y se pongan una minifalda y tacones para salir a la calle, ese día habrá llegado la verdadera igualdad. Parece muy raro, ¿no? Como de gente excéntrica y loca.

En contradirección

En nuestro país, uno de los primeros, nuestra Katharine Hepburn, fue Miguel Bosé. Con la raya de los ojos pintada de negro y aquellas faldas largas, se atrevía a subir al escenario. Luego bajaba y volvía a su 'look' convencional, pero no vamos a quitarle el mérito. Uno de los primeros bisexuales reconocidos de la historia. Bailaba, cantaba y tenía discurso. Era un tipo inteligente al que todos querían entrevistar. Con una voz fuerte y con aquel carisma heredado claramente de su madre, y aquella belleza tan suya. Que Miguel Bosé está más bueno que el pan es un hecho indiscutible, pero los años no les están sentando demasiado bien. Aislado en México, huraño, continuamente enfadado y con la voz cada vez más ronca. Muy receloso de su intimidad, ha tenido cuatro hijos por gestación subrogada y los ha mostrado al mundo a través de sus redes sociales, para boicotear las exclusiva que quería vender un chantajista.  

El chico dulce y cariñoso de cara aniñada que cantaba 'Don Diablo' se ha convertido definitivamente en el Grinch. Con su 'hashtag' #yosoylaresistencia se comporta como aquel que va en contradirección por la carretera gritando que todos están locos. En su burbuja de cristal, mira el mundo como si se tratara de una película de ciencia ficción. Sin filtros, suelta todo lo que le pasa por la mente. No le importa hacer el ridículo ni tiene miedo a las burlas y los memes. El cantante insiste por tierra mar y aire que la pandemia del coronavirus es una mentira y que la vacuna es en realidad un invento de Bill Gates para inyectarnos nanobots a todos y obtener información. ¿Es de locos o no?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Miguel Bosé, ¿qué te ha pasado? Tú eras un tipo listo. Cuando hablabas, el mundo se paraba y todos te escuchábamos. Ahora nos reímos de ti. Hablas de salvar el planeta desde un barco de motor mientras grabas a una ballena y mandas tuits desde su teléfono inteligente mientras criticas el 5G.

Igual el tema no es tan grave como parece y lo de Bosé es solo un síntoma de lo que han pasado los famosos en confinamiento. No están acostumbrados a que nadie les diga lo que tienen que hacer. Mientras el covid-19 nos ha dado la oportunidad de ver el mundo de otra forma, de parar, de reflexionar y de valorar lo que realmente importa, otros no han podido gestionarlo así. Acostumbrados a campar por el mundo a sus anchas,  de la noche a la mañana se encuentran con que alguien los para, los frena y les dice: "¡Quieto! Eres solo un hombre y tu cuerpo vale exactamente lo mismo que el mío o el de esa señora francesa confinada en su casa. Tú en realidad no eres nadie. Solo uno más".

Y solo estamos a julio

Creo que es esto lo que ha vuelto loco a Miguel Bosé y a un montón de famosos más. Y, si no, miren los Instagram de algunas viejas glorias durante el confinamiento. No tienen desperdicio. Hemos visto a Arnold Schwarzenegger dando de comer a un burro en la cocina de su casa; a Madonna en la bañera haciendo ritos místicos para curar al mundo; a Carmen Lomana mostrándonos el síndrome de Diógenes que padece: esa acumulación de cremas y maquillaje es enfermiza. Famosos haciendo puzles, trucos de magia y vídeos de Tik Tok. Futbolistas pidiéndote que te quedes en casa mientras hacen deporte en su gimnasio privado de 80.000 hectáreas, mientras tú te las apañas con dos bricks de leche encerrada en el baño intentando no chafar al gato. Y por si no teníamos bastante, Bruce Willis se ha convertido en Doraemon para un anuncio japonés.

Que este 2020 es el año más delirante  de nuestra historia ya lo sabemos, pero lo bestia es que solo estamos a julio. ¡Nos quedan seis meses más! Como dijo mi adorada Bette Davis en 'Todo sobre Eva', "ajústense los cinturones, que esta noche vamos a tener tormenta".