04 ago 2020

Ir a contenido

POLÉMICA LINGÜÍSTICA

La imagen promocional de la serie de RTVE y El Terrat, ’Drama’, emitida por TV3

ACN

TV-3 y los dueños de la pureza

Xavier Bru de Sala

La mayor parte de llamaradas contra la serie 'Drama' no pretenden revertir el maltrato ancestral al catalán de la Corporació

Así como el informe sin consecuencias sobre los Mossos es una comedia representada con el único fin de quedar bien ante los puros, esos que si se quedan sin palabras que puedan justificar la violencia de su policía contra sus manifestantes, se amparan en que ERC no quiso Interior de ninguna manera y se lo endilgó a JxCat a toda costa, la mayor parte de llamaradas contra la nueva serie con diálogos bilingües de TV-3 no pretenden revertir el maltrato ancestral al catalán de la Corporació.

Saben que es picar hierro congelado y saben algo peor aún sobre ellos mismos. Dejando a un lado los escasísimos y dignísimos iluminados que, antes de predicar el monolingüismo previo a la república se han preocupado por expresarse con genuinidad y corrección, la mayoría de tuits indignados comparten el objetivo del destrozo del sistema pronominal y otras características diferenciales del idioma. Si por ellos fuera, se impondría el 'catañol' en versión monolingüe.

No importa ni poco ni mucho ni nada que la loable pretensión de 'Drama' consista en aproximar a la cadena y al catalán una parte importante de los jóvenes indiferentes e insensibles a la cuestión idiomática, los que de tanto saltar de una lengua a otra, o quedarse con la castellana a pesar de poder expresarse en la catalana, ya no saben ni cómo hablan ni cómo les responden.

Los argumentos, más o menos razonados, más o menos pintorescos, han dejado de contar. Ni siquiera existe una batalla para apropiarse de la pureza, porque mientras PDECatERC y CUP renuncian a ella como si se tratara de la pomba de Satanás, hay un padre de todas las purezas que, por vergüenza de los impuros, reside en Waterloo.

Se debe de ser más bien inocentón para escandalizarse en términos de sociolingüística sin saber que existe un y solo un beneficiario de este escándalo, el jefe de los que se erigen en únicos defensores del país, sus esencias y su futuro como tal, en contra de todo lo demás, que van del PP y el PSOE a ERC pasando por los 'comuns' y la CUP.

Poco importa que TV-3 haya sido desde el primer día una televisión autonómica y se haya apresurado a volver a los orígenes pujolistas una vez pasado el sarampión indy. Antes era la suya, la defendían acríticamente con uñas y dientes solo por tal motivo y ahora, por el simple hecho de no hacer o no hacer bastante la pelota al expujolista Carles Puigdemont, han pasado a denominarla la TÑ3 porque no han encontrado una forma más humillante de menospreciarla.

Es la de siempre

No, no es que TV-3 haya cambiado, ni que se le pueda negar el mérito de haberse mantenido en una posición de notable presencia e influencia en un ámbito en extremo competitivo. TV-3 es la de siempre, con las virtudes y los defectos de siempre. Tampoco es que la serie 'Drama' comporte ningún cambio, ningún giro, ninguna sacra frontera o límite traspasado, e incluso en este supuesto, que no es el caso, ya no vendría de un palmo.

No nos engañemos. No impostemos una pureza que no sentimos. No nos aprovechemos de los pocos que sí la viven para hacer campaña electoral a favor de un político que solo puede sobrevivir atizando el fuego cuando ya no quedan castañas para tostar.