08 jul 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Establecimientos cerrados en el centro comercial Gran Via 2, a finales de abril.

JOAN CORTADELLAS

El grito

Emma Riverola

¿Cuál es el grito ideológico contra un virus? Debemos encontrarlo, porque la crisis social es evidente

No es una crisis, es una estafa. Este fue el grito indignado en la crisis del 2008. Un grito que tenía su vocabulario propio: Lehman Brothers, burbuja inmobiliaria, participaciones preferentes, prima de riesgo, desahucios... Pero había el grito, la conciencia de que unos culpables habían llevado a las principales economías del mundo al abismo.  

Regresan las sombras. Las previsiones económicas son dramáticas. El mes de mayo, el número de parados en España se situó en 3.857.776 personas. De los tres pronósticos del Banco de España, el escenario menos pesimista contempla un aumento del desempleo entre el 18,1% y el 18,4% este año y el próximo. Paro femenino, juvenil, mayores de 50 años… Pero, esta vez, el enemigo es un virus. Un maldito virus que ya ha causado la muerte a más de 28.000 personas en España. ¿Cuál es el grito ideológico contra un virus? Debemos encontrarlo, porque la crisis social es evidente. Y habrá quién querrá apropiarse de ese grito y convertir el dolor en desunión y la desunión en odio. Sí, es un virus. Pero también es un sistema que genera desprotección. Quizá ese es el grito.