31 oct 2020

Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES FRANCESAS

Ola verde contra Macron

Ola verde contra Macron

José A. Sorolla

Los pobres resultados del partido del presidente confirman que no tiene prácticamente implantación territorial

Una ola verde ha inundado Francia con una espectacular subida del partido Europa Ecología Los Verdes (EELV), que ha superado las previsiones. Esta es la conclusión más evidente de la segunda vuelta de las elecciones municipales, que han confirmado, al mismo tiempo, el fracaso de las candidaturas del partido del presidente Emmanuel Macron, La República en Marcha (LREM). El tercer elemento destacado es la pavorosa abstención, del 59%, casi cuatro puntos por encima de la registrada en la primera vuelta, que ya fue un récord, al celebrarse el 15 de marzo, en pleno inicio de la pandemia. Con relación a las municipales de hace seis años, la abstención en esta segunda vuelta ha sido nada menos que 20 puntos mayor.

La ola ecologista se ha manifestado en las victorias de los verdes en ciudades tan importantes como Lyon, Burdeos, Estrasburgo, Poitiers y Besançon. Hasta el final, el candidato ecologista encabezaba también el escrutinio en Lille, pero finalmente la alcaldesa socialista Martine Aubry salvó su cuarto mandato solo por unos centenares de votos.

Los pobres resultados de LREM confirman que el partido del presidente no tiene prácticamente implantación territorial y que sigue siendo una formación de aluvión, formada en torno a la figura de Macron, pero integrada por cargos sin experiencia de gestión, unidos solo por su adhesión al personalismo del presidente. La derrota de Macron se agrava por la altísima abstención, que no puede adjudicarse solo al hecho de acudir a las urnas todavía con el covid-19 sin controlar.

La baja participación puede ser debida a la protesta por la forma de gestionar la pandemia y al descontento con la política de Macron, expresada en el conflicto de los ‘chalecos amarillos’ y en la dureza con que una parte de los franceses respondió a la reforma de las pensiones, ahora paralizada, con más de un mes de huelgas. La única buena noticia para el presidente es la reelección en Le Havre del primer ministro, Edouard Philippe, aunque no está claro que continúe en el cargo si Macron, a la vista del desastre, se decide a cambiar el Gobierno.

Los socialistas han retrocedido por su competencia con los verdes, pero pueden exhibir la joya de la corona del triunfo de Anne Hidalgo en París, con más de 15 puntos de ventaja sobre la candidata de la derecha, Rachida Dati. La candidata de Macron ha quedado, muy distanciada, en tercer lugar. Las municipales han reafirmado, salvo por el éxito ecologista, la resistencia en el territorio de los partidos tradicionales del bipartidismo izquierda-derecha. La derecha, por ejemplo, ha conservado Toulouse.

La última gran novedad es el triunfo en Perpinyà de Louis Aliot, el candidato del Reagrupamiento Nacional (RN), el partido de extrema derecha sucesor del Frente Nacional de Marine Le Pen. Aliot, excompañero sentimental de Le Pen, ha conquistado la alcaldía de la capital de la Catalunya francesa, batiendo al candidato de Los Republicanos (derecha), pese a que otras candidaturas, como la macronista, se habían retirado para impedir su victoria.