21 oct 2020

Ir a contenido

Dos miradas

La portavoz del Grupo Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, con una mascarilla con la ’senyera’, habla con el diputado de su formación Ferran Bel, a su salida del hemiciclo, el 25 de junio.

CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Mascarillas patrióticas

Emma Riverola

Ante la duda, la bandera siempre está lista para ocultar la sombra del delito y exigir lealtad

Qué bien luce la 'senyera' en la mascarilla de Laura Borràs. Qué magníficos son los periodistas al servicio del 'procés' contribuyendo al relato victimista y resistiéndose a la duda. Como siempre, el argumento a disposición de la élite política de la estela 'convergent': la justicia española es injusta por antonomasia y se dedica al acoso y derribo de nuestros líderes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Así está Borràs, a las puertas de que el Tribunal Supremo investigue unas presuntas irregularidades cometidas cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes. El asunto es prosaico, unos contratos fraccionados para eludir el procedimiento administrativo y adjudicar directamente un trabajo. Hay indicios, y parece lógica la investigación. Ella lo niega con rotundidad y enmarca el asunto en la persecución política.

El argumento es reiterado y manoseado. ¿Efectivo? Pues, como siempre, la fe va por barrios ideológicos. Pero igual que tiene sus creyentes, a los agnósticos deja la sensación de la reiteración. Ante la duda, la bandera. O en la mascarilla o en la alfombra. Siempre lista para ocultar la sombra del delito y exigir lealtad.