29 oct 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

El líder del PP, Pablo Casado, mantiene una videoconferencia con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sobre la crisis sanitaria, el pasado 20 de abril.

EFE / DAVID MUDARRA

Este mundo al revés

Rosa Paz

Cuando más falta hacía la unidad política, el PP, junto a Vox, atizaba sin piedad al Gobierno y ahora, en campaña, presume de pactar con él

Si, como sostienen ahora muchos analistas, el PP ha moderado su discurso porque hay campaña electoral en el País Vasco y en Galicia, donde Alberto Núñez Feijóo puede revalidar la mayoría absoluta, entonces es que los dirigentes populares han estado actuando en los últimos meses en contra del parecer de sus votantes. No deja de ser paradójico por dos razones: una, porque lo primero que hacen los partidos cada día es escrutar los sondeos para ver cómo les va y tratar de entender qué quieren sus electores, y dos, porque lo habitual en una campaña electoral es que suba el tono y las descalificaciones a los rivales.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo insólito es lo que está ocurriendo estos días en los que Pablo Casado, en un giro de 180 grados, trata de vender su talante templado y su disposición a pactar con el Gobierno, abandonando, al menos temporalmente, su empeño de socavar a Pedro Sánchez por su gestión de la crisis sanitaria. El cambio de estrategia de los populares no ha sido solo en el tono, que sigue siendo bronco en el Parlamento, también en los hechos. El jueves votaron a favor del decreto de "la nueva normalidad"apoyan la candidatura de Nadia Calviño para presidir el Eurogrupo y parecen dispuestos a un acuerdo sobre sanidad en la comisión para la reconstrucción.

¿Qué les ha llevado a virar? Pueden haber sido las encuestas, que demuestran que el presidente socialista ha sobrevivido a la pandemia, o quizá que la nueva actitud de Ciudadanos y los pactos de la derecha económica los arrastran hacia el centro, o tal vez el hecho de que Feijóo, de natural moderado, no quiere estridencias. Lo cierto es que en los momentos más duros del confinamiento, cuando más falta hacía la unidad política, el PP, junto a Vox, atizaba sin piedad al Gobierno y ahora, en campaña, presume de pactar con él. Es este mundo al revés, en el que en los últimos meses estamos viendo cosas que nunca antes habríamos creído.