06 jul 2020

Ir a contenido

LUZ TRAS 30 AÑOS DE OSCURIDAD

Los aficionados del Liverpool celebraron ayer el título de la Premier League.

AFP / OLI SCARFF

'Astérix' Klopp ilumina Liverpool

Emilio Pérez de Rozas

De verdad, en serio, ¿alguno de ustedes se imaginan al Barça o al Real Madrid pasándose 30 años, repito, ¡30 años!, sin ganar la Liga? Peor aún (o, perdón, mejor aún), vivir tres décadas sin comerse un rosco y mantenerse con idéntico vigor, ser igual de querido y fuerte, continuar manteniendo firmes sus convicciones y, sobre todo, adorados por la afición, por medio mundo. ¿En serio, usted y yo somos capaces de imaginarnos eso en el caso de Barça y Real Madrid? ¡Que va!

El fútbol en Inglaterra es otro rollo. La gente, los aficionados, los futbolistas, los dirigentes, los dueños, no me atrevería a decir que la prensa, lo viven con la pasión que significa defender unos colores, acudir a un teatro como Anfield y, sí, entonar el ‘YNWA’, es decir, “You’ll never walk alone” con los ojos brillantes, porque, si algo ha tenido el Liverpool, los ‘reds’, durante esos 30 años, desde que el poderoso equipo de Kenny Dalglish conquistó el cetro británico en 1990, es que nunca, jamás, ha sido abandonado por sus apasionados y entendidos seguidores.

'The Kop' jamás les abandona

Ese cántico, que figura grabado en el brazalete del capitán ‘red’, sin más bandera ni distintivo que saber lo que es y representa, nació para un musical de Broadway con la intención de consolar a un personaje tras un suicidio. Lo cantaron Frank Sinatra, Elvis PresleyJohnny Cash y hasta Louis Armstrong, hasta que, en 1963, se convirtió en el cántico favorito de los ‘reds’, después de que ‘The Kop’, la grada mítica de Anfield, lo grabarán con Pink Floyd.

Y en esa marmita cayó ‘Astérix’ Klopp, un técnico que parece parido y criado para ese estadio, para esa idea de fútbol pasión, intenso, determinante, sin pausa, con tanto corazón como piernas y, sobre todo, con la certeza de que ‘YNWA’.

Tanto es así (porque, ahora, es el momento de recordarlo), que, cuando el soberbio Manchester City de Pep Guardiola le arrebató la Premier League pasada por ¡un punto! (98 contra 97), el Liverpool no bajó los brazos y, hace pocas horas, le ha arrebatado el título a los ‘citizens’, con 23 puntos de ventaja cuando quedan siete jornadas para el final. Ese Liverpool decidió consolarse, el año pasado, con la Champions. Ya ven. Este año quería la Premier. Ya le tocaba.