15 jul 2020

Ir a contenido

AL CONTRATAQUE

Botellón en el parque de la Ciutadella de Barcelona, el pasado 12 de junio, aún vigente el estado de alarma.

MAITE CRUZ

A los que no cumplen

Cristina Pardo

No se trata de vivir con miedo, pero tampoco de manera tan irresponsable como estamos viendo en algún caso

Los que no cumplís las medidas de precaución, todavía vigentes, frente al coronavirus, ¿en qué estáis pensando? ¿Os supo a poco el confinamiento? ¿No os asusta la crisis económica que nos amenaza para más pronto que tarde? ¿Creéis que los amigos y la familia no contagian? Cada vez que os veo agolpados en bares sin cumplir la distancia de seguridad, sin mascarilla en momentos en los que sería necesario llevarla, no puedo evitar pensar que sois pocos, sí, pero realmente idiotas. ¿Os habéis creído lo de que ahora hay menos carga viral y seremos todos asintomáticos? Nuestros padres corren el riesgo de morir, igual que hace un mes. Esto no ha terminado.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Veo algunas normas dictadas por las instituciones que me parecen ciertamente sorprendentes. Por ejemplo, la Generalitat ha prohibido el baile entre desconocidos, como si solo fueran portadores del bicho aquellos que no forman parte del entorno más cercano. En realidad, pienso que el único camino posible, de momento, es actuar como si el mundo entero tuviera coronavirus, empezando por nosotros mismos. Todos queremos volver a la vieja normalidad. Hasta entonces, todos queremos transitar por la nueva con cierta seguridad y, sobre todo, poder reencontrarnos con nuestras familias, aunque sea a dos metros.

Si continúan los comportamientos irresponsables, vosotros sí habréis visto a las vuestras, qué suerte, habréis montado fiestas de colegas con la mascarilla colgada en la muñeca, qué bien, y al final, terminaremos todos encerrados otra vez. El Gobierno ya ha advertido de que no le temblará el pulso a la hora de decretar de nuevo el estado de alarma. Por favor, no caigáis en el error de pensar que esta pesadilla se ha acabado y que nada os va a pasar si no sois población de riesgo. Si a vosotros os da todo igual, pensad en los que aún no hemos podido ver a nuestras familias, pero también tenemos ganas de hacerlo y de hacerlo con seguridad. No se trata de vivir con miedo, pero tampoco de manera tan irresponsable como estamos viendo en algún caso. Incluso vosotros deberíais saber que unos pocos pueden dañar a muchos.