LIBERTAD CONDICIONAL

El caso JK Rowling

33.000 personas respondieron al polémico tuit de la creadora de Harry Potter. Entre ellas, miles de trans activistas

3
Se lee en minutos
El caso JK Rowling

REUTERS

Junio del 2017. Canadá incorpora a su Acta de  Derechos Humanos la enmienda C-16, que permite que una persona se cambie el sexo en el registro por simple voluntad, sin supervisión externa alguna, y que además considera que cuestionar su género o su apariencia constituirá delito de odio.

Marzo del 2019. El centro de acogida a mujeres víctimas de violación más antiguo de Canadá, el Vancouver Rape Relief & Women’s Shelter, fundado en 1973, se niega a acoger a «mujeres trans» si tienen aspecto masculino. Las internas deben compartir dormitorio, y muchas se han quejado de acoso por parte de algunas personas. El mero hecho de cuestionar que una persona autodesignada como mujer sea en realidad una mujer se considera delito de odio, así que el Ayuntamiento de Vancouver les retira la subvención.

"Liberación trans"

Agosto del 2019. El Vancouver Rape Relief  se constituye en centro privado para evitar un juicio. Un día amanece lleno de pintadas con amenazas de muerte y consignas de «liberación trans». Y una rata muerta clavada en la puerta.

Diciembre del 2018. La transactivista Jessica Yaniv demanda ante el Tribunal de Derechos Humanos de Canadá a 16 salones de belleza que se negaron a hacerle la depilación del escroto. Porque la depilación es una «expresión de género». Las dueñas de los salones son todas ellas pobres y racializadas. Finalmente, el tribunal falla contra Jessica, cuando se descubre que Jessica tiene un pasado de acoso a menores. Jessica se hace famosa, pero dos de las demandadas se ven obligadas a cerrar su negocio porque se han arruinado en costas judiciales.

Spas, gimnasios, refugios y demás espacios en Canadá que antes eran exclusivos de mujeres deben permitir la entrada a personas que se identifiquen como mujeres, independientemente de su aspecto o complexión.

Acusaciones de transfobia

22 de octubre del 2019. Las compresas Always, las más vendidas del Reino Unido, retiran el símbolo de Venus de su paquete de compresas para evitar acusaciones de transfobia. Han recibido quejas por discriminación a los hombres trans (0,2% de la población).

28 de mayo del 2020. Devex, una ONG de ayuda a países en desarrollo, publica un artículo sobre «crear un mundo poscovid más igualitario para las personas que menstrúan». El artículo se refiere a mujeres y niñas en países de desarrollo, que no tienen medios para acceder a compresas o tampones. Mucho menos poseen el dinero para pagar mastectomías o tratamientos hormonales. Mujeres y niñas en cuyo contexto cultural no se utilizan términos como «no binario».

Hombres trans y personas no binarias representan al 0,4% de la población, pero se ha eliminado la palabra mujer del titular, para evitar acusaciones de transfobia.

6 de junio del 2020. Con un enlace a ese artículo, JK Rowling publica este tuit. «Personas que menstrúan. Antes existía un nombre para estas personas. Ayudadme...  ¿cuál era?».

33.000 personas responden a su tuit. Entre ellas, miles y miles de transactivistas que se identifican como mujeres y que repiten el mismo mantra: «JK, chúpame mi polla trans». 

11 de junio del 2020. Gina Davidson, directora de 'The Scotsman', el diario más antiguo de Escocia, escribe un artículo afirmando que el acoso a JK Rowling perjudica al transactivismo: «¿Quién iba a querer compartir un refugio, un cuarto de baño, un espacio privado, con alguien que le grita ‘cómeme la polla, zorra’?», escribe.

Noticias relacionadas

'The Scotsman' cierra los comentarios al artículo para evitar el acoso.

13 de junio del 2020. El gabinete de Boris Johnson informa de que no llevará adelante la reforma de la Gender Recognition Act, una ley prometida por Theresa May que era análoga a la bill C-16 canadiense. Presumiblemente, debido al clima de crispación imperante.