13 ago 2020

Ir a contenido

Dos miradas

La fachada del Tribunal Supremo.

Europa Press

Una aberración

Josep Maria Fonalleras

El Tribunal Supremo considera que catalanes, valencianos y baleares no vivimos en el mismo "ámbito lingüístico", que no hablamos lo mismo

Es "culturalmente aberrante cualquier intento de desmembrar el País Valenciano de la comunidad idiomática y cultural catalana". No lo escribía un alocado pancatalanista supremacista, sino ilustres académicos de la lengua española como Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Buero Vallejo o Delibes. Era 1980 y el manifiesto añadía que "el valenciano es una variante dialectal del catalán". Y punto. Aquí debería terminar la polémica, pero también podríamos citar a la Academia Valenciana de la Lengua: "lengua románica hablada en la Comunidad Valenciana, así como en Catalunya, las islas Baleares...". Y punto.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La reciente sentencia del Tribunal Supremo es insultante y ofensiva por una simple razón. El artículo 15.3 de la LPAC prevé que no se traduzcan los procedimientos al castellano cuando las comunidades autónomas tengan una misma lengua. Pero el TS considera que catalanes, valencianos y baleares no vivimos en el mismo "ámbito lingüístico", que no hablamos lo mismo. Cuarenta años después de aquel manifiesto, ahora es el TS, con "prejuicios como fuente de autoridad científica", quien esconde "consideraciones y propósitos que no se relacionan con la verdad". Un desastre.