29 nov 2020

Ir a contenido

Indignarse

Manifestación frente a la embajada de Estados Unidos en Madrid por la muerte de George Floyd.

JESÚS HELLÍN / EUROPA PRESS

El postureo y el caso Floyd

Carles Sans

Ay del día en que nadie, ni que sea por figurar, no se movilice por barbaridades como la del caso Floyd

En 2017 la RAE incluyó el término postureo en su diccionario. En las redes sociales se practica constantemente. Una persona que posturea pretende hacer pasar como motivación lo que muchas veces es únicamente el intento de vender una imagen de sí misma que no se corresponde con la realidad.

Hace unos días, tras la muerte por asfixia del ciudadano George Floyd, asesinado por la fuerza bruta de un policía que le inmovilizó hasta que le faltó el aire, muchas personas de todo el mundo se movilizaron para protestar por tanto abuso de poder y tanto acoso sobre los afroamericanos. El que afortunadamente hoy en día se pueda grabar casi todo con un móvil, incluso la agonía de un hombre que pide respirar mientras otro se lo impide, hace que se tome mayor conciencia de la injusticia de un suceso, que, de no haber sido grabado, seguramente no movilizaría a tantas personas en el todo el mundo. La posibilidad de grabar y difundir imágenes a través del móvil es una indiscutible ventaja en comparación a lo que ocurría hace pocos años, cuando se disponía únicamente del recurso del testigo. Entonces, los sucesos se contaban; ahora, además, se graban y se difunden globalmente.

En los disturbios de estos días en gran parte de EEUU podemos observar en breves filmaciones la excesiva contundencia de la policía y el vandalismo de aquellos que siempre se aprovechan de una causa que comienza siendo pacífica y que, por culpa de unos imbéciles, acaba siendo un desmadre dominado por saqueadores y delincuentes. La oposición no tarda en utilizar este tipo de actuaciones de manera torticera a fin de sembrar la duda entre la opinión pública, relacionando a esa gentuza con la noble causa que originó las protestas.

Algunos han criticado que desde las redes sociales la gente se haya apuntado a protestar por lo ocurrido en Mineapolis, tachándolo de postureo. Tal vez tengan razón, pero yo digo: aunque sea postureo, estos apoyos bienvenidos sean. Ay del día en que nadie, ni que sea por figurar, no se movilice por barbaridades como la del caso Floyd.