19 sep 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

Jordi Pujol, en octubre del 2018.

El blanqueo de Pujol

Luis Mauri

¿Cómo se calibra el patriotismo? Parece más ecuánime medirlo con los impuestos que pagas que con los metros de bandera con que ocultas los que sustraes

Conozco a un hombre que este año cumple 90. Nació en Paterson (New Jersey, EEUU) y con tres años llegó a Barcelona huyendo del amargor de las uvas de la ira. Detrás, legiones de obreros y campesinos famélicos. Delante, una guerra civil. Susto o muerte.

Una infancia hambrienta bajo las bombas. La noche de la dictadura. Dos turnos de fábrica diarios, 15 horas. La mujer, 15 horas más en casa y en la costura. Honradez, responsabilidad, conciencia, resistencia. Una familia. Un barrio sin asfaltar. Estudiad, niños, que vosotros no paséis por esto.

El hombre cumple 90 este año. La mujer, qué tristeza, no pudo llegar. Él echa la vista atrás y se siente en paz. Aportó su trabajo y su lucha a la construcción de su familia y de su país. Formó a sus hijos, pagó sus impuestos, nunca robó a nadie y hoy vive autónoma y dignamente de su pensión.

Jordi Pujol también ha cumplido 90 este año. Un grupo de fieles pujolistas está usando la efeméride para intentar lavar la pringue de corrupción que ensucia al expresidente de la Generalitat. Enfatizan la obra de gobierno del líder nacionalista: una obra discutible, como todas, pero que se pretende santificar pese a sus muchísimas zonas de sombra, entre ellas la estrangulación de la metrópolis barcelonesa y del municipalismo catalán, en los que Pujol advirtió siempre una amenaza a su poder y su credo identitario. Los fieles reprochan a la sociedad que esté haciendo "un gra massa" de los escándalos de corrupción por los que son investigados él y su clan. 'Fer un gra massa': exagerar, sacar las cosas de órbita. Osadía no falta.

La medida del patriotismo

La historia fijará su juicio sobre la obra política de Pujol. La justicia hará lo propio sobre el fraude por el que es investigado. Pero el viejo patriarca nacionalista ya ha perdido el respeto público

Dos hombres de 90 años ante la patria. ¿Cómo se calibra el patriotismo? Parece más ecuánime medirlo con los impuestos que pagas que con los metros de bandera con que ocultas los que sustraes.