27 sep 2020

Ir a contenido

Análisis

Personal sanitario del Hospital Clínic homenajea a los sanitarios muertos por coronavirus.

FERRAN NADEU

Qué futuro queremos para los profesionales sanitarios

Judit Vall Castelló

De los más de 238.000 casos diagnosticados como positivos por covid-19, más de 51.200 son personal sanitario

Aparte de las personas mayores, uno de los colectivos más afectados por la pandemia de la covid-19 es, sin duda, el de los profesionales del ámbito médico. Los datos de infecciones y mortalidad muestran que, de las más de 27.000 personas fallecidas en España a causa del virus, 70 son profesionales de la salud. Asimismo, de los más de 238.000 casos diagnosticados como positivos por covid-19, más de 51.200 son personal sanitario.

Me pregunto cómo valorábamos y tratábamos a ese colectivo antes de la pandemia como sociedad. Y, más importante aún, qué podemos ofrecerle en el futuro a este grupo de profesionales que ha demostrado ser imprescindible para asegurar la funcionalidad de un sistema de salud público con recursos escasos y algunas que otras deficiencias estructurales.

Los resultados de la «Encuesta sobre la situación de la profesión médica en España, 5.a oleada», la mayor centrada en los profesionales médicos antes de la pandemia, realizada en abril de 2018 por la Organización Médico Colegial, a la que contestaron 13.498 trabajadores del sector, muestran claramente la situación laboral, es decir, cómo tratábamos a esos profesionales antes del virus. De los que ejercían su profesión en 2018, el 57,9 % no tenía plaza en propiedad. Sin embargo, parece evidente que esos puestos son necesarios, ya que más de la mitad de las personas sin plaza tenían una antigüedad de más de seis años ejerciendo en esas condiciones.  Tal situación afecta más a las mujeres: hay más mujeres que hombres que desarrollan su profesión sin disponer de plaza en propiedad, es decir, sujetas a un elevado grado de inestabilidad laboral.

Más preocupante, a mi parecer, es la temporalidad existente en el sistema; el 24 % de los médicos que trabajaban en el Sistema Nacional de Salud y no disponían de plaza en propiedad tenían un contrato temporal de duración inferior a seis meses y, en promedio, firmaban alrededor de cuatro contratos cada año. Con estas condiciones, no es de extrañar que, cuando se les pregunta si están considerando la posibilidad de abandonar su puesto de trabajo para buscar otro mejor, el 51 % de los encuestados aseguren que sí.

Frente a la pregunta de qué podemos ofrecer en el futuro, en términos laborales, a estos profesionales, la misma encuesta recoge las respuestas: el 80 % de los médicos entrevistados afirman que se necesitan complementos salariales. No obstante, este colectivo no solo demanda un salario digno que reconozca y valore su extensa formación y su experiencia laboral; es destacable que el 70 % del personal sanitario quiere tener un reconocimiento mayor en su puesto de trabajo.

Estas características laborales no son exclusivas de los profesionales médicos, pues en España los salarios son bajos y la temporalidad alta, pero, en mi opinión, este colectivo se ha ganado el derecho a tener la primera posición en la carrera por la mejora de las condiciones laborales, ya que su respuesta ante la crisis sanitaria ha sido de medalla de oro.