01 dic 2020

Ir a contenido

IDEAS

Jesse y Céline, antes del final

Jesse y Céline, antes del final

Desirée de Fez

Una de las propuestas que se han puesto de moda ha sido la reunión vía videoconferencia de los protagonistas de series y películas míticas

'Jesse and Céline' 2020. Una de las propuestas que se han puesto de moda estos días ha sido la reunión vía videoconferencia de los protagonistas de series y películas míticas.

John Krasinski reunió en 'Some Good News', el programa que ha creado durante el confinamiento, a sus compañeros de 'The Office' para felicitar a dos fans de la serie por su boda. Y Josh Gad reunirá el próximo domingo al reparto de 'El señor de los anillos' en su canal de YouTube Reunited Apart, en el que ya se han encontrado los equipos de 'Un, dos, tres… Splash' (1984) o 'Regreso al futuro' (1985).

Es difícil no sentirse conmovido por este tipo de citas porque apelan a la nostalgia y porque el propio formato reduce la distancia que nos separa de las estrellas: a Tom Hanks también se le puede congelar la imagen.

Casi siempre lloro con esas reuniones, sobre todo si incluyen coreografía. Pero esta semana vi en Twitter fotos de una videollamada entre Ethan Hawke y Julie Delpy, protagonistas de la saga abierta con 'Antes del amanecer' (1995), y se me cruzaron los cables.

Sentí que ese encuentro era un error, que hacía volar por los aires el relato escrito por Richard Linklater durante años. ¿Qué hacen Jesse y Céline hablando por Zoom? Entonces miré bien de qué se trataba y me llevé una sorpresa. Había sido víctima de un experimento interesantísimo.

El profesor Rob Stone había cogido imágenes de dos sesiones separadas de preguntas y respuestas con Hawke y Delpy para el canal de vídeo del festival de Toronto, las había montado como si se tratara de un encuentro y había bautizado la pieza como 'Before the End'.

En palabras de Stone, el vídeo «considera el impacto de la pandemia en el cine, en las películas, en los fans y también en los personajes (…). Muestra cómo la yuxtaposición de imágenes no relacionadas será leída por una audiencia de cine como narrativa, aunque la proyección de las conexiones emocionales entre las imágenes es, como aquí, enteramente la construcción de la audiencia».

A día de hoy, me interesa más este debate sobre cómo estiramos las narrativas de la ficción en redes sociales, especialmente con estados emocionales vulnerables, que los nuevos relatos sobre el confinamiento.

Temas Cine