01 jun 2020

Ir a contenido

IDEAS

Teletrabajo durante el confinamiento por el covid-19

MÒNICA SERRA

Lo que no te arrebataron

Albert Espinosa

No es un mal entretenimiento pensar lo que el coronavirus no truncó y darle todavía más valor a ese instante

Artículo 693. Un amigo mío dice que se da cuenta que las cosas que no ha conseguido hacer en este confinamiento, no las hará jamás. Él cree que el 'hobby' al que no has dedicado tiempo, el instrumento que nos has tocado o los libros o las películas que no has visto, jamás formarán parte de tu vida.

Y creo que no le falta razón. Muchas veces pensamos que no hacemos algunas cosas porque nos falta tiempo libre, pero justamente ahora hemos tenido mucho y lo que no ha flotado en nuestra mente es porque realmente necesitaba hundirse y desaparecer de nuestro arco vital.

En cambio, otro amigo, ha estado haciendo una cosa muy interesante en este confinamiento y es pensar… Bueno, casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercer puesto: Nevrland, escrita y dirigida por Gregor Schmidinger (Filmin). Un viaje a través del dolor de dos personajes que se pierden en el mundo de las drogas y se reencuentran en el del amor.

Segundo lugar: Sinatra, escrita y dirigida por Francesc Betriu (La 2). Una de esas películas que siempre que la veo me alucina la bella banda sonora de Joaquín Sabina y la maestría del gran Alfredo Landa.

Primera posición: El hormiguero (Antena 3). La sección de Jorge Salvador es un hallazgo de esta cuarentena. Me entusiasma cuando esas dos almas creadoras del hormiguero hacen magia recordando esos comienzos, ojalá continúe cuando vuelva el público.

Y lo que ha estado pensando mi otro amigo en este confinamiento es en las cosas que esta pandemia no le ha arrebatado. Es decir, ha buscado fechas importantes de su vida, momentos donde era vital estar cerca de una persona o vivirlos en compañía de mucha gente y que si no existieran, él jamás habría sido como es.

No es un mal entretenimiento pensar lo que el coronavirus no truncó y darle todavía más valor a ese instante. Sin duda, si te pones a recordar esos tres momentos básicos de tu vida, son todavía más épicos al pensar que podían no haber existido. ¡Feliz domingo!