19 sep 2020

Ir a contenido

Confinamiento y reforma horaria

Un hombre paseo con el reloj de la Puerta del Sol al fondo.

JOSÉ LUIS ROCA

La vida

Jenn Díaz

Tengo poca confianza en que aprovechemos la experiencia para hacer realidad la reforma horaria, pero aún me queda alguna

Estos últimos días, en los que poco a poco parte del país ha vuelto a la actividad productiva y hemos vuelto a recuperar algunos horarios que habían quedado alterados con el recogimiento del confinamiento, volvemos a hablar de ello. Los usos del tiempo, la vida, lo imprescindible. Las prisas, el estrés. Sé perfectamente que la idealización del confinamiento y de la pausa mundial es un privilegio, al tiempo que ha evidenciado tantas otras cosas. Que desayunar en casa sin sufrir por si llegas tarde a la escuela o al trabajo nos hace la vida mejor. No lo sabíamos. Lo probábamos quizás en verano, pero con el ritmo del capitalismo también nos llenábamos las agendas para poder recuperar todo lo que no podíamos hacer durante el año. Esto, en el mejor de los casos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Volvemos a hablar de ello, como decía. La vida en el centro, dicen. Lo comparto. Pero la vida en el centro significa tomar en serio la reforma horaria. Adaptarnos a los horarios solares y no a los tiempos que dictan las bolsas y las grandes multinacionales. Quiere decir tener un poco de tiempo. Y a veces tener un poco de tiempo significa confiar en la libertad y la responsabilidad individual. Que trabajar no signifique justificar horas, sumar números y más números de forma presencial. Esto tampoco quiere decir autoexplotarnos desde casa, con jornadas que se alargan y se deben compaginar con todo lo otro que también llamamos vida.


Hablar de ello significa reajustar los proyectos vitales en la red, en la comunidad, y que no todo tenga que ser a base de renuncias. Quizás pensábamos que llegábamos tarde a todos estos cambios, y de golpe los esenciales y los no esenciales hemos visto como todo saltaba por los aires y no quedaba más remedio que reajustar las normas no escritas. Personalmente, tengo poca confianza. Creo que aprendemos mucho y nos llenamos la boca de grandes discursos, y que poco a poco olvidamos lo aprendido y lo volvemos a dejar todo en manos de los de siempre: los que piden fichar porque no se fían, los que piden que estés físicamente aunque no sea necesario, los que quieren que hagas más horas aunque no sean productivas. Los que no confían. Los que hacen trampas. Los que prefieren las prisas y que todo cotice. Tengo poca confianza, pero todavía me queda bastante.