14 ago 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

Rebajas anticipadas en un comercio de Barcelona.

Tensión gubernamental por las rebajas

Gemma Robles

Comercio se queja de que Sanidad ponga en mayo los 'peros' a una operación del verano, sin conocer el contexto sanitario. El equipo de Illa prima la prevención y hay roces, aunque esta vez habrá acuerdo

Una parte significativa de la oposición recrimina constantemente a Pedro Sánchez que alargue el estado de alarma porque, bajo ese paraguas plenipotenciario, vive de lujo. O eso dicen. Pero la cantidad de decisiones que el Ejecutivo debe adoptar para combatir al Covid-19 y no dejarse apabullar por un reloj que, hasta que no nazca una vacuna, corre en su contra, tiene sus consecuencias. Y no siempre las deseadas.

Los debates, o tensiones o hasta broncas (según la jornada) entre departamentos ministeriales existen. El pulso es constante entre los que tienen la gran responsabilidad de contener un virus endemoniado y desconocido, que a punto ha estado de poner en jaque a nuestra sanidad -herida por sucesivos recortes- y los que están llamados a evitar la ruina económica del país. Cuadrar ese círculo provoca roces.

El último, según admiten con cierto esfuerzo fuentes gubernamentales, entre las áreas de Industria y Comercio y Sanidad a cuenta de las dichosas rebajas: a Reyes Maroto y a su equipo no les ha gustado nada que una reciente orden del departamento de Salvador Illa apunte, entre otras cosas, que estarán limitadas las rebajas en las sedes comerciales, teniendo que circunscribirse fundamentalmente la cosa a la vida online.

«¡Pero a qué viene semejante anuncio en mayo si queda un mes y medio para las rebajas!», exclamaba airado algún miembro del Ejecutivo este martes.  Recordaba  que se desconoce cuál será la coyuntura sanitaria por aquel entonces y, además, que la mayoría del pequeño comercio, el que corre mayor riesgo de ser devorado por la crisis, no tiene capacidad de venta en internet…. Sanidad, cumpliendo con su obligación y siguiendo el faro que a diario encienden sus expertos, piensa en prevenir para evitar en lo posible tener que volver a curar. Esta vez el roce tendrá arreglo, según apuntan las fuentes consultadas: cuando se regule al detalle la fase 1, se abrirá la puerta a rebajas si hay distancia social y no hay aglomeraciones.