10 jul 2020

Ir a contenido

La clave

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante una entrevista en la COPE.

DAVID MUDARRA / EFE

Nuestros Trumps

Rosa Paz

La estrategia trumpista acerca el PP a Vox, lo aleja de la centralidad y vuelve impensable un pacto para la reconstrucción

En la derecha española hay muchos más seguidores de Donald Trump y Jair Bolsonaro de lo que cabría pensar. Se está viendo en los últimos días con la negativa de Pablo Casado a respaldar el estado de alarma, necesario para mantener el confinamiento, y con la petición de la Comunidad de Madrid, presidida por Isabel Díaz Ayuso, de pasar a la fase 1 sin cumplir los requisitos. Esto último no solo lo dicen los anónimos expertos del Ministerio de Sanidad, también lo dejó escrito la directora de Salud Pública de Madrid, Yolanda Fuentes, antes de dimitir.

Detrás de esas actuaciones políticas no está solo la crítica legítima a los errores del Gobierno sino también el intento de deslegitimarlo para que caiga en plena desescalada —en Madrid se empiezan a ver camisetas con el hashtag #Sánchezveteya— o al menos de erosionarlo para que no aguante la crisis económica y social. Por eso se escuchan y se leen en medios conservadores afirmaciones como que la gran depresión que se avecina es culpa de Pedro Sánchez, “que decretó el parón económico” y “obliga” a que comercios, bares y hoteles permanezcan cerrados, y no una consecuencia de la pandemia.

Los dirigentes de la derecha comparten además la opinión de los presidentes de Estados Unidos y de Brasil de que, como dice Díaz Ayuso, “también hay atropellos y no por eso se prohíben los coches” y de que “hay que acostumbrarse a convivir con el virus” y la pandemia no puede ser excusa para no recuperar rápidamente la economía. Es un razonamiento en el que importa menos el coste en términos de salud que pueden tener los hipotéticos rebrotes del virus. Esa estrategia trumpista acerca el PP a Vox, lo aleja de la centralidad y vuelve impensable un pacto para la reconstrucción. Seguro que muchos en el PP piensan que mejor cae el Gobierno y luego ya reconstruirán ellos, como ya dijo Montoro en mayo de 2010.