28 oct 2020

Ir a contenido

IDEAS

Fotograma de la serie ’The Office’.

Volver a La Oficina

Mónica Vázquez

El fin del mundo tal y como lo conocíamos me ha pillado, como a todos, por sorpresa. Y, como a algunos, sola y lejos de casa. En estas semanas de confinamiento he consumido mucha cultura y entretenimiento. He visto muchas películas, un puñado de series, he leído varios libros y muchos artículos. He escuchado la radio, me he hecho media decena de listas de reproducción en Spotify, y seguimos sumando. He probado el yoga y la meditación y me he dado cuenta de que, efectivamente, no era lo mío. 

En mi aventura por no caer en la desesperación he llegado, como si estuviera destinada a ello, a la versión estadounidense de 'The Office'. La serie se despliega como un documental de la oficina norteamericana, siguiendo el día de día de los trabajadores a cargo de Michael Scott, director de la sucursal de Scranton, enganchándote a una narrativa que chirría y deleita al mismo tiempo. Y termina años después, con el estreno del supuesto documental.

La versión de 'The Office' capitaneada por Steve Carrel es una celebración a todo lo bueno que tenía el mundo en el que solíamos vivir

Habiendo visto hace mucho tiempola versión británica original, posponía el inevitable día en el que me sentara para descubrir el maravilloso mundo de Dunder Mifflin, tu proveedor de papel favorito, pensando que sería más de lo mismo. Y no. La versión de 'The Office' capitaneada por un exquisito Steve Carrel es una celebración a todo lo bueno que tenía el mundo en el que solíamos vivir. La reconfortante cadencia de la rutina, el afortunado aburrimiento de conocer a tus compañeros de trabajo hasta el punto de convertirlos en familia, la búsqueda incesante de significado y el hallazgo del mismo en los lugares más insospechados. 

Como bien dice Pam, uno de los personajes que más evoluciona en la serie, “hay mucha belleza en las cosas corrientes”, hay algo extraordinario en la sencillez del día a día y en las cosas que damos por sentadas. No sabíamos lo que teníamos hasta que lo perdimos. Y ahora que nos peleamos con las ganas de volver al mundo que fue, intentando imaginar una nueva normalidad que funcione en el mundo que es, quizá sea un buen momento para dejarnos llevar por la nostalgia y empezar una nueva rutina, en Dunder Mifflin. 

Temas Series