Doble rasero

Dudas y certezas

En un plis plas han pasado de exigir el confiento absoluto a reclamar el desconfinamiento de los niños

Se lee en minutos
El presidente de la Generalitat, Quim Torra.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Tras cuatro meses de pandemia todavía hay más dudas que certezas sobre el covid-19. Dudas sobre el origen del virus, sobre su letalidad, sobre su estacionalidad, sobre la inmunidad de quienes lo han padecido, sobre su respuesta a determinados antivirales, sobre el tiempo necesario para tener una vacuna. Mil dudas científicas, descartando las 'fake news' que emponzoñan las redes y las teorías conspirativas que proporcionan carnaza. También hay incertidumbre sobre las cifras de contagiados y muertos y sobre la manera de obtenerlas. Demasiada, sobre todo en Catalunya y en España. La falta de criterio en este campo es grave, pues la epidemiología es una ciencia de base matemática, que pasa a ser cartomancia si carece de datos fiables. Hay dudas y las habrá durante un tiempo. ¿Cómo es posible, entonces, que algunos políticos se expresen con tanta certeza?

Noticias relacionadas

Ante la duda, la ciencia suele avanzar con el método heurístico de prueba y error. Es un principio sabio, asociado a la humildad, por el que me guío cuando escucho a un epidemiólogo. Si le veo modesto, tengo tendencia a creerlo. Si se presenta como depositario de una verdad absoluta, frunzo el ceño. Y si sale cada día en el telediario para criticar a sus colegas, cambio de canal. Así es la ciencia de ingrata para quienes la practican, hasta que un día, tras muchos errores y un poco de suerte, se descubre algo que le permite a la humanidad dar un paso de gigante. Como ocurrió con la penicilina.

El método de prueba y error está vetado a los políticos. No pueden equivocarse. Son prisioneros de unos votantes que exigen certezas. Resultados. Su método es otro: hoy digo una cosa y mañana la contraria, y aquí paz y después gloria que la hemeroteca lo aguanta todo, como bien sabe Donald Trump. Así es como se pasa, en un plis plas, de reclamar el confinamiento total a exigir que los niños puedan salir a la calle. ¿Si lo segundo es necesario y posible, sin que se desmadre el virus, lo primero debía estar equivocado? ¿O es que en seis días la curva se ha desplomado? La he repasado hoy, y no parece. Que salgan los niños a la calle, con medidas estrictas, me parece bien. Como me pareció bien que se suavizara el confinamiento hace unos días. Siempre y cuando nos digan que forma parte de un procedimiento de prueba y error. El problema, como dijo Bukosvki, “es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras que la gente estúpida está llena de certezas”.

Temas

Coronavirus