Al contrataque

Escuela rica, escuela pobre

Ahora todo está cerrado y no tienes ni idea de cómo vas a hacer para sacar las buenas notas de siempre si tú estás como con los ojos vendados y atada de pies y manos

Se lee en minutos
Un aula de la Facultad de Política de la UAB, vacía.

Un aula de la Facultad de Política de la UAB, vacía. / JOSEP GARCIA

Si tenías dudas te aguantabas. O te buscabas la vida o preguntabas al profe o te quedabas en la ignorancia. A lo mejor no sabes que hay escuelas y escuelas, que hay quien empieza la vida con un gran impulso y todos los vientos a favor: alimentación de primera calidad, escuelas con recursos, extraescolares, estancias de inglés todos los veranos, cursos enteros en EEUU, pedagogos, psicólogos y todo tipo de especialistas privados en caso de tengas alguna dificultad. Refuerzo escolar y academias privadas. O como mínimo unos padres que han tenido formación superior y pueden aclararte las dudas. Hogares con internet de alta velocidad para hacer reuniones Zoom con compañeros y profesores, videoconferencias con los tutores. Centros con entornos virtuales en los que se cuelgan las actividades que tienes que ir haciendo los días de clase.

Te puede interesar

Pero tú... ¿Tú qué tienes? ¿Cómo van a aclararte dudas tus padres si resulta que eres tú la que les explica lo que quieren decir las cartas que les llegan, la que les rellena formularios para hacer todos los trámites y eres la escriba de toda la familia? Escribes desde pequeña, pero no historias apasionantes, no, lo tuyo es una burocracia aburridísima. ¿Cómo te van a explicar los 'phrasal verbs 'o las ecuaciones de segundo grado si eres tú la que los acompaña al médico para hacerles de traductora? Y no te importa porque sabes que vinieron a trabajar y que gracias a su sacrificio ahora puedes aprender lo que es una ecuación de segundo grado y los 'phrasal verbs'. Y aprovechas todos y cada uno de los minutos de educación que recibes porque sabes que en ello te va la vida y que no puedes quejarte, tu que no has pasado hambre ni sufrido explotación infantil. Encima tienes unas maestras dispuestas a echarte una mano, monitores del centro abierto o de la asociación para la infancia. Tienes bibliotecas con libros e internet. Ahora todo está cerrado y no tienes ni idea de cómo vas a hacer para sacar las buenas notas de siempre el próximo trimestre. Los que mandan han dicho que contará igual aunque tú te lo tengas que pasar como con los ojos vendados y atada de pies y manos.

Temas

Coronavirus