31 may 2020

Ir a contenido

Editorial

¿Otros Pactos de la Moncloa?

Un acuerdo amplio será difícil, y la crispación de la que venimos no tiene nada que ver con el espíritu de la Transición, pero es necesario

firma editorial cast

El Periódico

Pedro Sánchez, de espaldas, junto a los ministros Illa, Ábalos y Marlaska, en la videoconferencia con los presidentes autonómicos, este domingo.

Pedro Sánchez, de espaldas, junto a los ministros Illa, Ábalos y Marlaska, en la videoconferencia con los presidentes autonómicos, este domingo. / Moncloa

En los últimos días se han oído voces que piden una especie de reedición de los Pactos de la Moncloa para reconstruir el país después de los estragos sanitarios, sociales y económicos que dejará la pandemia del covid-19. Quien más claramente lo ha planteado ha sido el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en una entrevista en RNE, en la que dijo que el Gobierno «vería bien» una fórmula parecida a aquellos pactos. «La unidad y el compromiso siempre fortalecen», agregó.

Los Pactos de la Moncloa se firmaron a iniciativa de Adolfo Suárez (UCD) en 1977 entre todas las fuerzas políticas, de Alianza Popular al Partido Comunista, de Manuel Fraga a Santiago Carrillo, pasando por el PSOE de Felipe González. Ante una grave situación socioeconómica, con una inflación del 26%, los partidos y las fuerzas sociales fueron capaces de ponerse de acuerdo en un plan para superar la crisis, que ha sido considerado siempre modélico y que salvó la transición hacia la democracia. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo una referencia a los pactos en su intervención del 18 de marzo en el Congreso sobre la declaración del estado de alarma y recordó que prepararon al país para el ingreso en la UE.

La sugerencia de Ábalos se produce en unos momentos en que crecen las críticas de la oposición, que reprocha a Sánchez no haberle consultado las últimas medidas para combatir la pandemia. Pablo Casado ha acusado al presidente del Gobierno de «arrogancia e incompetencia» y ha reiterado que, si no hay cambios, no apoyará los decretos que endurecen el confinamiento y paralizan la economía. Vox es aún más duro que el PP y es casi seguro que no apoye los decretos después de lanzar varios exabruptos contra Sánchez y pedir un «Gobierno de emergencia nacional». Ciudadanos, que ha moderado su discurso en esta crisis, está abierto a esos hipotéticos nuevos pactos, aunque pone como condición que no se impongan las ideas socioeconómicas de Unidas Podemos, mientras que el PNV está muy molesto por no haber sido consultado al endurecer el confinamiento, que afecta mucho a la industria vasca. Y fuera de cualquier posibilidad de acuerdo se coloca, por el momento, ERC, que califica una operación así de «solución de derechas» y defiende que «la salida de esta crisis debe ser social para no volver a caer en el error de dejar que lo paguen los de siempre».

Unos nuevos Pactos de la Moncloa son muy difíciles de instrumentar porque la situación actual, con ser muy grave, es muy distinta de la que se vivía durante la Transición. Hay muchas cosas que fueron posibles en el contexto de la Transición y ahora no lo serían. Aunque la gravedad de la situación quizá lleve a volver a asumir esta conciencia de responsabilidad histórica. Desde hace años, la confrontación entre los partidos es mucho mayor por múltiples razones, y es difícil que se dé la altura de miras necesaria para dejar de impedir cualquier gesto que pueda beneficiar al adversario. Y, sin embargo, una salida pactada de la crisis será tan difícil como necesaria.