26 nov 2020

Ir a contenido

Comparaciones

El general Villarroya, en rueda de prensa. 

EFE Pool Moncloa JM Cuadrado

Guerra no es...

Pere Vilanova

Según pasan los días analistas, opinadores y políticos afirman que esto es una guerra. Que estamos en guerra. Pero desde mi punto de vista, una guerra es otra cosa bien distinta. Los últimos días de enero y primeros de febrero estuve en Sarajevo, por razones de trabajo y para visitar de nuevo a viejos amigos y conocidos. Al no haber un vuelo directo Barcelona-Sarajevo,  las escalas obligadas a la ida y a la vuelta fueron los aeropuertos de Múnich y Viena, con mucha gente yendo y viniendo (todavía) en todas direcciones. Como tantas veces, los pasajeros de la zona Asia-Pacífico llevaban todos mascarillas, pero nadie más. Con alguna excepción que pocos días después entendí.

En algunos mostradores de tránsito, el personal llevaba mascarillas, o mejor dicho, se las ponían cuando tenían que atender a los pasajeros antes citados. A mi vuelta, estos días he contactado con dos personas de Sarajevo vía Skype o Email que también están ya confinadas. Y salió el tema de la guerra. Entre una y otra los comentarios decían lo siguiente. ¿Esto es una guerra? Qué va. Si algo tiene en común con la guerra es quizá el aburrimiento derivado del confinamiento, pero voy al baño, corre el agua del grifo y del WC. Abro y cierro la luz, y hay electricidad. Salgo puntualmente a comprar y puedo comprar comida, quizá sin tanta variedad, pero hay comida. La otra decía que se dedicaba a leer, a pintar y a hacer punto. ¿Algún punto más, en común con cuando la guerra? Ahora puede ser aburrido, menos el pánico de los bombardeos, los francotiradores, circular a 150 por hora para llegar al Hospital de Kojevo (la primera frase que se aprendía al llegar a Mostar y Sarajevo: “Pazi snaijper” , cuidado francotirador). Aburrido pero sin pánico… Aquello duró tres años y medio, ahora llevamos tres semanas pudiendo mirar series y haciendo 'memes' sobre lo gordos / gordas que estaremos en verano.

Ha habido otras situaciones de guerra, tres estallidos sólo en Gaza, los interminables toques de queda también en Cisjordania cuando la segunda intifada, y para hacer memoria, la guerra civil libanesa (con además las varias intervenciones militares de Israel y Siria a costa de los civiles libaneses) entre 1975 y 1990. Uno de mis conocidos, Karim, ahora profesor en la Universidad de Beirut, tenía cuatro años cuando la guerra civil comenzó, y estaba terminando el bachillerato cuando en 1991 terminó, y ni el ni su familia salieron nunca de Beirut. La frase matinal, si se cruzaban (en la escalera) con un vecino, era 'shu fi? Ma fi chi' . ¿Que tal? Nada de particular…

Podemos pasar a Somalia, Afganistán, y una larga lista de lugares donde no paran de pasar cosas que, francamente, no deberían suceder. Y aquí, en su propia dimensión, pasan cosas lamentables y terribles. Yo no pensaba ver a Médicos sin Fronteras montar un hospital de campaña en… ¡Igualada! Y nosotros haciendo 'memes', que está muy bien, hacía tiempo que no nos reíamos tanto, hasta que no podemos no ver las cifras de bajas de varios tipos. Pero esto no es una guerra.

Temas Coronavirus