05 jun 2020

Ir a contenido

Salud emocional

Un tigre de bengala, en un lago de Tailandia.

Martin Harvey / WWF

Ansiedad

Imma Sust

No se puede vivir con tanto miedo, no se puede, me decía a mí misma. Cuando llegué a casa hice algo que me cambió la vida para siempre. Llamé a un psiquiatra y dejé que me diera medicación

Los seres humanos somos muy complejos. No todos tenemos de todo y, por suerte, existen suplementos que nos ajustan si vamos sobrados o faltos de algo. Hierro, potasio, insulina o sertralina. Yo necesito la última para poder llevar una vida normal. La sertralina. Llevo toda la vida sufriendo ansiedad y angustia. Aprendí a vivir con esa enfermedad invisible, con mucha terapia y con unas ganas enormes de vivir y ser feliz. Estuve diez años sin coger el metro, me podía tirar una semana sin dormir antes de coger un avión y solo en pensar en la muerte podía entrar en unos bucles de tristeza enormes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pánico al coche, a las tormentas, a los puentes, a los túneles, a las catástrofes naturales y a la muerte. Pensé que lo tenía superado, cuando hice un viaje a Tailandia, hace cinco años. La ansiedad seguía allí, pero de alguna manera, creía que era feliz porque la podía controlar. Me estaba engañando. Un día, me encontré con que no podía coger el coche. El monstruo de la ansiedad se me había metido dentro otra vez. Hice todo el viaje llorando y respirando. No se puede vivir con tanto miedo, no se puede, me decía a mí misma. Cuando llegué a casa hice algo que me cambió la vida para siempre. Llamé a un psiquiatra y dejé que me diera medicación. Me recetó sertralina. Un inhibidor de la serotonina.

Entonces lo vi claro. Me había pasado toda la vida con un sufrimiento innecesario. Pero cuando tienes ansiedad todo te da miedo. Todo. Y medicarte, también. Uno de mis mayores pánicos se despertaron en el atentado del 11-S. Pasados 20 años y medicada, me doy cuenta de que si esto que está pasando me pilla hace 15, les aseguro que no sé qué hubiera sido de mí. Y escribo esto solo para intentar ayudar emocionalmente a todas estas personas que sufren ansiedad ahora mismo. ¡Que pidan ayuda! Hay psiquiatras que están dando visitas gratis por 'Skype'. Y las personas con las que están confinadas que les abracen, que les cuiden y que no les intenten entender. Y si estás sola, sal de la cama, respira y llama a alguien. A quien sea. Mucha fuerza.