06 jun 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

Soldados del Ejército italiano montan guardia frente a la estación central de ferrocarril de Milán, este viernes.

ANDREA FASANI (EFE)

Coronavirus: A las seis, todos vamos con Italia

Carol Álvarez

Si la política cayó en manos de la hooliganización hace tiempo para desgracia colectiva, es el mismo espíritu de equipo el que rebrota estos días desde el sofá de nuestras casas

Si son las seis de la tarde, todos vamos con Italia. Imagino a todos los italianos pegados a la tele, al transistor o esperando la alerta de móvil. Desde sus casas, confinados, esperan el último parte actualizado de la curva del mal, el número de contagios, el número de muertos. Son más o menos que ayer, la tendencia se mantiene o cambia. No solo los italianos. Periodistas de todo el mundo, cada uno según su huso horario, esperan ese dato puntual y las webs echan humo. Muchos en sus casas también esperan expectantes el resultado. Italia es el referente, un indicador. Llevamos tantos días así que los hemos incorporado a la rutina sin perder la esperanza de un buen resultado. ¿Cómo es un buen resultado cuando se habla de enfermedad, de caídos en la lucha contra la pandemia?. Difícil de digerir, pero ahí seguimos, trasladando los números a una dimensión espacial, a una proyección en el futuro como una ecuación matemática. Y de la abstracción, en caída libre a la emoción. A las seis de la tarde nos ponemos la camiseta de Italia, como si fuéramos todos con la selección azzurra, y animamos para dentro, o para fuera, por qué no, como si cada día a esa hora pudiéramos marcar otro gol al equipo rival que nos lleve antes a la victoria definitiva. 

Si la política cayó en la hooliganización hace tiempo para desgracia colectiva, es el mismo espíritu de equipo el que rebrota estos días desde el sofá de nuestras casas, desde la silla del teletrabajo, a las seis de la tarde y desde la mañana, cada vez que a las 11,30 nos da los datos españoles el Gobierno. La Generalitat da la puntilla al final del día a una hora que varía y que desde las nueve nos tiene en alerta, ya confundidos con las cifras que bailan en nuestras cabezas. Contagios mundiales, curvas, rankings, ahora EEUU supera a China, Italia en cuarta posición... Detrás de esos números, nuestro sentimiento de pertenecer a una Liga de la humanidad que lucha contra el virus. 

Cada mal resultado es un revés, pero hay otro encuentro a las 24 horas por jugar. Hay partido.