15 ago 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS

Nadal y Gasol tras conquistar el pívot el Eurobasket.

ALBERTO NEVADO

Ganaos nuestro aplauso

Mónica Marchante

Desde que el gobierno declarase el estado de alarma el pasado 14 de marzo para frenar la pandemia hemos ido cambiando nuestro estado de ánimo y nuestra relación con los acontecimientos que hasta entonces tenían importancia en nuestras vidas. Por ejemplo, y directamente relacionado con mi actividad como periodista, el deporte como espectáculo y negocio.

En los primeros momentos de shock,  se agradecía cada vídeo o mensaje pidiendo a los ciudadanos que se quedasen en sus casas de quienes son grandes referentes sociales. A la vez, y en los primeros días me planteaba el descalabro físico que supondría para todos los deportistas que, por ejemplo, estaban en plena preparación para los JJOO parar sine die sus entrenamientos. Sentí empatía hacia ellos y preocupación por la suspensión, uno por uno, de cada evento en cada deporte, hasta que la última ficha del dominó Covid-19 alcanzó a Tokio 2020.

Eso ya no importa. Mientras la cifra de fallecidos en España sube de manera dramática superando con creces los 4000, chirría hablar de erte y negociaciones para reducir salarios de los futbolistas. El drama es otro y nos come.

El liderazgo de los deportistas

GuardiolaMessi y Federer donan 1 millón de euros y Sergio Ramos aporta más de 250,000 mascarillas, test y 1000 equipos de protección a través de UNICEF. El Real Madrid habilita el Bernabeu como centro de distribución de material sanitario y Simeone o Saúl organizan distintas iniciativas de ayuda para recaudar material  y ayudar a las PYMES. Hay muchos ejemplos más. Y otros que ayudan de manera anónima. Vamos recuperando la empatía…

Pero cuando el partido se complica, nadie como Nadal para echarle agallas y agarrar fuerte la raqueta. Entre él y Pau Gasol pretenden alcanzar los 11 millones de euros liderando el proyecto CRUZ ROJA RESPONDE. Dice Rafa que "los deportistas somos lo que somos en gran parte gracias a vuestro apoyo y ahora es el momento en que no podemos fallaros". Eso es exactamente lo que necesitamos, que quienes tienen el aplauso, el cariño y la admiración de un país entero, actúen como verdaderos líderes en el partido más importante de nuestras vidas.

Temas Coronavirus