26 sep 2020

Ir a contenido

Editorial

Violencia machista en confinamiento

Los maltratadores también se han quedado en casa, con sus víctimas. El apoyo vecinal es más difícil, pero más necesario que nunca

La Guardia Civil recoge pruebas en el domicilio de Almassora donde se produjo el homicidio.

La Guardia Civil recoge pruebas en el domicilio de Almassora donde se produjo el homicidio. / EFE / Doménech Castelló

Mientras una pandemia sin precedentes mantiene a la población en sus hogares, el infierno se encuentra detrás de algunas puertas. Se detiene la vida cotidiana, pero no la violencia machista. Ahora, aún más agravada por el confinamiento y la angustia de la enfermedad. Las víctimas están encerradas con sus agresores, pero no están solas. El Ministerio de Igualdad ha lanzado una campaña para concienciar al conjunto de la ciudadanía de la situación y ofrecer una guía a las mujeres que estén sufriendo la violencia de género con consejos, asesoramiento y medidas que pueden tomar durante el estado de alarma.

Es importante recordar que el teléfono 016, de información y asesoramiento en materia de violencia de género, sigue funcionando con normalidad las 24 horas, todos los días.  Atiende en 52 idiomas, es gratuito y la llamada no deja rastro en la factura ni en la marcación del móvil. En el mismo número también se facilita asesoramiento jurídico. Además, se ha abierto un servicio chat a través de mensajería instantánea para aquellas mujeres que necesitan apoyo psicológico o emocional. A pesar del estado de alarma, en situación de peligro, la mujer puede abandonar el confinamiento para pedir ayuda. También puede llamar al 112 o al teléfono de emergencias de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062). En caso de no poder realizar una llamada, se puede utilizar la aplicación ALERTCOPS, desde la que se enviará una señal de alerta a la policía con geolocalización. Lo más inquietante de todo es que, lamentablemente, se ha producido un incremento de las llamadas de auxilio para hacer uso de estos recursos. 

Es importante concienciarnos de que la información es relevante para toda la ciudadanía. La violencia machista no es un problema privado. Aunque el hecho de que cada uno de nosotros estemos replegados, con el apoyo de nuestras familias en unos casos y atrapadas en manos de un verdugo en otros, lo haga todo más difícil, en estos días, al margen de los recursos puestos en marcha por las administraciones, el cuidado entre vecinos es aún más determinante de lo que ya lo es siempre.