06 abr 2020

Ir a contenido

Al contrataque

Operarios de los servicios funerarios sacan este miércoles uno de los cadáveres de la residencia de mayores Doctor González Bueno de Madrid. 

JOSÉ LUIS ROCA

Las palabras clave

Antonio Franco

Negligencia, falta de reflejos, blandura, firmeza, olvido culpable, civismo, desinformación, sesgo ideológico....

Negligencia. Hasta que llegó el estado de alerta del 12 de marzo toda la responsabilidad sobre la sanidad pública catalana -competencia transferida- ha sido de la Generalitat. Eso incluye las previsiones sobre respiradores, tests, equipo para el personal sanitario y mascarillas, no para una pandemia pero sí para un primer choque en emergencias). 

Falta de reflejos. No consta que ante las primeras noticias de los contagios en China se iniciase aquí inmediatamente una compra preventiva de material. 

Cobardía. España tardó demasiado en prohibir concentraciones. Pedro Sánchez careció de agallas para impedir las manifestaciones feministas del 8 de marzo. Tampoco la Generalitat pidió aplazar la concentración soberanista de ese mismo día en Perpinyà.

Blandura. El Gobierno central optó por un confinamiento general poco enérgico. Quim Torra, y progresivamente otras autonomías, hicieron bandera de una solicitud de más rotundidad que estaba justificada, aunque el pulso era casi solo sobre la construcción, cuyo cese de actividades Sánchez consideraba peligrosa por razones solo económicas.

Firmeza. Rápida adopción de medidas inteligentes de ayuda (para subsistencia inmediata, créditos y fiscalidad) a los trabajadores y empresas perjudicados.

Fracasos básicos. La capacidad de acogida sanitaria y la comunicación telefónica de urgencia no han funcionado y son lo peor de la crisis.

Olvido culpable. La previsible catástrofe de los geriátricos se dejó en las solitarias manos de su insuficiente personal.

Civismo. La inmensa mayoría de los ciudadanos está a la altura ética ante la magnitud del problema.

Desinformación. Las numerosas comparecencias de autoridades han ocultado la magnitud -y responsabilidades- de los desabastecimientos médicos y del problema telefónico.

Sesgo ideológico. Hay mucho anecdotario pero faltan más reflexiones sobre la relación entre poder combatir la crisis y pagar o no pagar impuestos. Turba lo de China, una sociedad no democrática que ha funcionado bien mientras las democracias deben aprender a potenciar mejor sus libertades.