30 mar 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

Sesión plenaria de la conferencia de Bretton Woods, el 4 de julio de 1944.

AP / ABE FOX

Los fantasmas de la pandemia

Luis Mauri

Mientras los pensadores esbozan el mundo postvirus, el presente se puebla de espectros que se alimentan de la angustia colectiva. Especuladores, manipuladores, sensacionalistas, ventajistas y apóstoles del odio hacen su agosto

Los pensadores se interrogan sobre el mundo postpandemia. ¿Qué tipo de sociedad alumbrará el coronavirus? ¿Tiene este devastador agente infeccioso capacidad para remover los cimientos políticos y económicos actuales? Hay filósofos que pronostican el advenimiento de un mundo comunitarista y solidario. Otros prevén la expansión de un capitalismo autoritario de inspiración asiática. Algunos más guardan las predicciones en la nevera del escepticismo. Un sugestivo trabajo periodístico de Gemma Tramullas trae a este debate las voces de Camps, Ramoneda, Han, Zizek, Klein, Butler, Harari, Esquirol, Alba Rico Innerarity.

Los grandes cambios de la humanidad surgen siempre de crisis, pero no todas las crisis cambian el mundo. Hay un ejemplo luminoso a la vuelta de la esquina. Al comienzo de la Gran Recesión, hace una década larga, Sarkozy galleó con que el capitalismo iba a ser refundado sobre bases éticas. Una transformación del sistema financiero internacional al modo de la acometida en el último tramo de la segunda guerra mundial en la conferencia de Bretton Woods. Así se pavoneaba Sarkozy en el 2008. Doce años después, solo queda el eco de las carcajadas.

El mundo solo recurre a los filósofos cuando se descubre a sí mismo bajo el azote de la desesperación. El poder, ni siquiera en ese trance. Hace pocos años, Wert, ministro de Educación de Rajoy, quiso expulsar la filosofía de las aulas de bachillerato. ¿Filosofía? ¿Qué rentan los filósofos?

Luz contra tinieblas

Mientras los pensadores esbozan el mañana, este hoy confuso y trágico se puebla de fantasmas. Espectros que se alimentan de la angustia colectiva. Especuladores, manipuladores, sensacionalistas, timadores, ventajistas y apóstoles del odio hacen su agosto. Una jauría digital dicta condenas sumarísimas y escampa noticias falsas

Hoy más que nunca es necesario el periodismo. Información independiente, rigurosa y honesta, útil para comprender la actualidad, tomar decisiones y forjar opiniones. Luz contra tinieblas. También son días negros para el sector de la comunicación, pero este periódico está comprometido en ser una compañía constante y reconfortante en el confinamiento. Aquí nos tienen.