24 oct 2020

Ir a contenido

IDEAS

El escritor e historiador Yuval Noah Harari. 

Lo que vendrá después

Mónica Vázquez

Una pandemia mundial lo cambia todo, y tiene el potencial de cambiarlo para siempre. Cosas que antes no valorábamos demasiado por darlas por sentado han cobrado ahora una importancia vital para nuestro día a día. Salir a comprar el pan nos parece un regalo; tener perro, un privilegio. Internet ha dejado de ser un artículo de consumo para ser considerado un derecho, como siempre debió de haber sido. Y el arte, la cultura y el entretenimiento adquieren un nuevo volumen, una importancia pivotante que podría no sólo rediseñar la manera en la que los consumimos, si no que podría reconfigurar la relación que tenemos con ellos.

El entretenimiento y la cultura se han convertido en artículos de necesidad. Nos hacen compañía, nos ayudan a lidiar con la incertidumbre y con todo este tiempo que parece amontonarse a nuestro alrededor como lo hacían las sombras cuando éramos pequeños y apagábamos la luz por las noches. Nos abren el corazón y el mundo. Nos educan el alma y la mirada. ¿Podríamos hacer del arte y la cultura un bien necesario, más accesible, más masivo, más vital, más valorado?

Dice Yuval Noah Harari, historiador y escritor israelí, que las consecuencias de las decisiones que tomemos ahora dejarán una persistente huella en el mundo en el que viviremos cuando lo peor haya pasado. No estaremos volviendo a la realidad que conocíamos, si no que construiremos una nueva normalidad en un ecosistema derivado de las medidas que tomemos hoy para lidiar con esta crisis. Las soluciones “temporales” que implementemos traerán no sólo el eco de lo vivido mientras sobrevivimos, si no que corren el peligro de convertirse en norma, de darle forma de manera permanente al mundo que nos espera. Depende de nosotros si esto nos da miedo o  esperanza. Depende de nosotros cómo será el mundo del mañana. ¿Será más generoso, empático y solidario? ¿Será capaz de valorar las cosas verdaderamente importantes? Nos toca decidir, ¿cómo será el futuro? Empecemos por elegir cómo será el mundo hoy. Llenémoslo de arte y esperemos que la huella de lo vivido marque el paso de lo que vendrá mañana. 

Temas Coronavirus