15 ago 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Una usuaria de la paltaforma Teatroteca se dispone a reservar la obra ’Incendios’.

Ebriedad y Tiempo

Josep Maria Fonalleras

Es la hora insoslayable de la ebriedad. Olvidarnos en el exceso, para que no nos caiga encima la pesadez del Tiempo.

Tenemos tendencia a llenar el vacío. Recibimos consejos y distracciones de todo tipo. Ejercicios físicos, tutoriales de yoga, recetas de cocina, recomendaciones de lecturas, conciertos íntimos, músicas que debemos escuchar, para relajarnos, para animarnos, cosas que hacer con los niños, películas que hemos de ver a toda costa, deberes de la escuela, trabajos universitarios, ganchillo, juegos para entretenernos, reestrenos teatrales. Y los problemas de cada día, que no se detienen, sino que se agrandan. Hay tantas cosas que hacer -eso sí, en un espacio reducido - que incluso hay gente que vive el confinamiento con estrés. Imposible llegar a tantas cosas, sin contar la higiene, la comida, las necesidades básicas.

Baudelaire, en una de las prosas de 'L’Spleen de Paris' (escúchenla con la voz de Serge Reggiani: ¡una delicia!), recomienda emborracharse. De lo que sea: de vino, de poesía o de virtud, cada uno a su manera. Olvidarnos en el exceso, para que no nos caiga encima la pesadez del Tiempo. Es la hora insoslayable de la ebriedad. Si no la abrazamos, corremos el peligro de enfrentarnos a nosotros mismos, demasiado serenos y ociosos, demasiado conscientes, fantasmagóricos.