02 jun 2020

Ir a contenido

Epidemia y 'procés'

La ’consellera’ de Salut, Alba Vergés, en una comisión de salud del Parlament de Catalunya.

ANDREU DALMAU (EFE)

Victimismo sin tregua

Joaquim Coll

Si el sistema sanitario en Catalunya entra en colapso no será por culpa de Madrid tras 40 años de gestión autonómica. En realidad, temen que la sociedad catalana confíe más en el Gobierno de España que en la Generalitat

Ha sido ingenuo pensar que los políticos secesionistas ante la brutal crisis sanitaria y socioeconómica provocada por la pandemia planetaria del covid-19 darían una tregua a su discurso victimista. Por desgracia se ha vuelto a repetir lo mismo que sucedió tras el atentado yihadista de agosto del 2017. Entonces, en lugar de privilegiar la unidad frente al terrorismo, los líderes del 'procés' lanzaron una campaña contra el Estado y sus 'aparatos', a quienes acusaron de haber permitido el atentado para desbaratar el 1-O, e incluso insinuaron que el CNI estaba detrás de ello. Ha sido ingenuo creer que en JxCat ERC tendrían reparos ahora en intoxicar o mentir con tal de cargar contra el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos por haber tomado el mando único en la gestión de la crisis sin hacer ninguna excepción territorial. Acierta el ministro Salvador Illa en no polemizar con la 'consellera' de Sanitat Alba Vergés a cuenta de algunas falsedades de la Generalitat como el que hace unos días afirmaba que el Gobierno español estaba requisando material sanitario para Catalunya con el propósito de desviarlo hacia otras zonas. La acusación era sencillamente mezquina, la misma “mezquindad” que caracteriza, como este miércoles explicaba Ferran Monegal, gran parte de la información que está ofreciendo TV-3.

El estado de alarma impone la cooperación entre administraciones bajo un principio jerárquico y de lealtad institucional con el fin de optimizar los recursos y disciplinar a toda la sociedad en la contención de la epidemia. Ello no es incompatible con el funcionamiento descentralizado y es así como se está haciendo, aunque los separatistas lo demonicen con el argumento de que se está imponiendo un 155 encubierto. Si el sistema sanitario en Catalunya entra en colapso la semana próxima no será por culpa de Madrid tras 40 años de gestión autonómica. En realidad, temen perder influencia en la sociedad catalana y que se confíe más en el Gobierno de España que en el de la Generalitat para hacer frente al coronavirus. Con su victimismo sin tregua olvidan que solo unidos venceremos.