Delitos sexuales

A por ellos, los depredadores

Necesitamos que las mujeres no cesen en denunciar, y que los hombres, esos que son compañeros de vida geniales, se pongan del lado del respeto, el afecto y la libertad

Se lee en minutos
Harvey Weinstein llega a la Tribunal Penal de Nueva York para escuchar la sentencia, el pasado 24 de febrero.  

Harvey Weinstein llega a la Tribunal Penal de Nueva York para escuchar la sentencia, el pasado 24 de febrero.   / MATTHEW MCDERMOTT

Los depredadores sexuales son un espécimen de macho bien conocido e incluso aplaudido por su osadía dentro de la comunidad masculina. Al menos por una buena parte. Si acaso se exceden, habrá que ocultarlo para protegerles. ¿Cómo, si no, el ‘conseller’ de Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència, Alfred Bosch, evitó tanto como pudo destituir a su jefe de gabinete acosador, Carles Garcias, o incluso recolocarlo como director general? Pues, porque es lo que se viene haciendo toda la vida, actuar como que no pasa nada digno de consideración.

Igual que han hecho los obispos de la Iglesia católica durante décadas en relación con el abuso de niños y niños, incluso monjas. No importa mucho la ideología de unos y otros. Izquierdas, derechas, progres, carcas… Actúan como machos alfa, que protegen su propio espacio de poder. En el caso de Garcias, las trabajadoras del Departament llevaban meses refiriendo los abusos. Las quejas llegaron a Esquerra, que abrió una «investigación interna». Bosch acabó destituyendo a Garcias, pero su actitud encubridora ha provocado su propio cese. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Hace pocos días, el alcalde de Argentona, Eudald Calvo, también tuvo que abandonar su cargo. Manoseaba trabajadoras. Su partido, la CUP,que habla en femenino, también lo había silenciado, pese a que lo expulsó el pasado diciembre.  Y hoy por hoy, continuamos sin conocer el nombre del acosador de la ya exdiputada también de la CUP, Mireia Boya, que acabó por dejar su cargo político y consultar con una psicóloga para poderse felizmente recuperar.

No nos engañemos. Solo cuando un medio de comunicación lo publica, se actúa con determinación. En el caso de Exteriors, el diario ‘Ara’. De la misma manera que, cuando EL PERIÓDICO investigó sin cesar los abusos a niños en los colegios de los Maristas, el muro del silencio se derrumbó. De Harvey Weinstein Plácido Domingo, se advierten signos de cambio. Necesitamos que las mujeres no cesen en denunciar, y que los hombres, esos que son compañeros de vida geniales, se pongan del lado del respeto, el afecto y la libertad.