09 jul 2020

Ir a contenido

Editorial

Éxito en la lucha contra el VIH

El segundo caso de curación de un paciente confirma que el primero no fue una casualidad y señala un camino para la investigación

firma editorial cast

El Periódico

Un investigador del Institut de Recerca de la Sida (IrsiCaixa).

Un investigador del Institut de Recerca de la Sida (IrsiCaixa). / IRSICAIXA

Mientras el coronavirus ocupa, inevitablemente, la mayor parte de los informativos y de la preocupación de gobiernos y ciudadanos, una esperanzadora noticia de gran repercusión irrumpe el ámbito sanitario internacional. La revista 'The Lancet HIV' ha publicado un estudio que confirma el segundo caso de persona curada del VIH (virus de inmunodeficiencia humana) en el mundo. Sin duda, una noticia histórica en el combate contra el virus y un motivo de esperanza.

Adam Castillejo, el llamado 'Paciente de Londres' que ha querido hacer pública su identidad, se contagió del VIH cuando tenía 23 años, en el 2003. En el 2018 fue tratado de un linfoma con un trasplante de células madre y desde entonces dejó de tomar los antirretrovirales. Veintinueve meses después, se confirma su cura.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ya en el 2007, Timothy Brown, el llamado 'Paciente de Berlín', se curó tras someterse a un trasplante de células madre para tratar una leucemia. El nuevo caso confirma que el primero no fue una casualidad. Aunque los trasplantes de células madres no son adecuados para la mayoría de las personas con VIH por los graves riesgos que conlleva, la nueva curación señala un camino para la investigación y, sobre todo, anuncia la posibilidad de que, en un futuro, se consiga su cura total.

El cerco al VIH se va cerrando. La segunda curación aporta algo más que esperanza, una evidencia. Mucho ha transcurrido desde aquellos años 80 en los que la pandemia se tiñó de muerte y estigma. El VIH daña el sistema inmunitario destruyendo los glóbulos blancos que combaten las infecciones. El riesgo de contraer infecciones graves o ciertos tipos de cáncer se acrecienta. La etapa final de la infección es el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Gracias a los avances médicos, no todas las personas con VIH desarrollan el sida. De hecho, el tratamiento evita la transmisión y permite llevar vidas longevas y activas. Personas que antes apenas hubieran vivido unos meses, ahora alcanzan una esperanza de vida normal. Hoy, además, la posibilidad de encontrar una cura ya está un poco más cerca.