25 oct 2020

Ir a contenido

PACTO DE TOLEDO

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en la Comisión de Trabajo.

OSCAR CAÑAS / EUROPA PRESS

Las pensiones ya tienen calendario

Rosa María Sánchez

El ministro Escrivá comparece este jueves ante un Pacto de Toledo que no quiere empezar de cero. El objetivo, tener una nueva ley en el 2021

El próximo jueves, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, prevé comparecer en la Comisión del Pacto de Toledo para la reforma de las pensiones. Esta comparecencia puede ejercer de acelerador para una comisión cuyos trabajos quedaron en hibernación cuando en febrero del año pasado se anunció la convocatoria electoral de abril.

Después de más de 150 comparecencias y varios años de trabajo, los diputados integrantes del Pacto de Toledo llegaron en febrero del 2019 a un borrador para las líneas generales de una reforma del sistema que no logró salir adelante. La mayor parte de los grupos focalizaron en la representante de Unidas Podemos y hoy ministra de Trabajo, Yolanda Díazla responsabilidad del fiasco, por las numerosos votos particulares que UP planteó al texto. Ella sin embargo se presentó como la excusa que buscaban grupos como el PP y Ciudadanos para no asumir un texto que, entre otras cuestiones avalaba la revalorización de las pensiones con el IPC real, sin cerrar puertas a otras fórmulas.

La actual presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo y entonces ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, quiere retomar con brío los trabajos. Dice que no hay que empezar de cero, que hay que retomar el hilo del borrador del año pasado, matizar lo que sea preciso y llevar cuanto antes al pleno del Congreso una actualización de las recomendaciones que permita garantizar el poder adquisitivo de las pensiones de hoy y unas prestaciones dignas para los jubilados de mañana.

El debate está maduro y las propuestas que el ministro lleve este jueves a la Comisión pueden dinamizar los trabajos. Ya lo hizo el propio Escrivá en el pasado, cuando en su calidad de presidente de la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) llevó a los diputados el mensaje de que el sistema era sostenible y que si se derivaban al Estado las cargas impropias que soporta el sistema, sería posible sanear las cuentas en una legislatura.

También decía entonces ‘Escrivá-Airef’ que no se podía renunciar a introducir algún tipo de factor de sostenibilidad para adecuar la cuantía de las pensiones futuras a la creciente esperanza de vida. Y será interesante ver ahora si ‘Escrivá-ministro’ sigue adelante con una idea que le puede enfrentar a los criterios de la coalición PSOE-Podemos.

También le enfrentaría con los sindicatos. El jueves de la semana próxima, el día 11, podría celebrarse la primera reunión de diálogo social para la reforma de las pensiones, del ministro con empresarios y sindicatos, para avanzar en un consenso paralelo al político, del Pacto de Toledo.

Todo, con la vista puesta en poder presentar un proyecto de ley en el segundo semestre el año y empezar el 2021 con una nueva normativa y una nueva regla estable para revalorizar las pensiones el próximo enero, como apuntó el  propio Escrivá en  el Congreso el pasado jueves.