24 sep 2020

Ir a contenido

Editorial

Turquía presiona a la OTAN y la UE

La entente turco-rusa es una anormalidad que compromete el acuerdo de Bruselas con el Gobierno de Erdogan sobre los refugiados

firma editorial cast

El Periódico

Refugiados se dirigen a la frontera turca de Pazarkule.

Refugiados se dirigen a la frontera turca de Pazarkule. / HUSEYIN ALDEMIR / REUTERS

La muerte de más de 30 soldados turcos en el frente sirio de Idleb pone en riesgo la alianza oportunista de Turquía con Rusia, compromete la viabilidad del acuerdo suscrito por la Unión Europea con el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan para que mantenga en su territorio a 3,7 millones de refugiados y compromete a la OTAN, uno de cuyos socios (Turquía) invoca el artículo 4 del tratado fundacional al sentir su seguridad amenazada. Todas las contradicciones derivadas de la implicación turca en la guerra siria se han concretado de golpe, de forma que los intereses defendidos por Rusia en la región y su condición de aliada incondicional del presidente Bashar al Asad se han revelado incompatibles con los intereses de Occidente, a los que Turquía está vinculada desde su ingreso en la OTAN en 1952.

Puede decirse que la entente de Turquía con Rusia es poco menos que una anormalidad absoluta, no solo por las implicaciones que tiene en el diseño de las políticas de defensa de la OTAN, sino porque ha convertido a uno de sus miembros en cliente de la industria armamentista rusa. Algo que ha alarmado por igual a Estados Unidos y a los europeos y que, se quiera o no, debilita a la organización en una de las zonas más conflictivas e inestables del planeta.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La misma anormalidad puede atribuirse al compromiso suscrito por la Unión Europea con Turquía después de la avalancha de refugiados del 2015 y de su incapacidad para gestionar el problema con sus propios medios. Bruselas prefirió en el 2016 extender un cheque a Ankara de 6.000 millones de euros a cambio de que frenara los flujos migratorios y se convirtiera en un contenedor de desplazados, lo que convirtió a los estados europeos en rehenes de un régimen imprevisible que ahora amenaza con abrir durante 72 horas las rutas hacia Grecia y Bulgaria. En la práctica se trata de un incumplimiento flagrante de lo acordado, pero el poder blando de la Unión Europea parece insuficiente para obligar a Turquía a rectificar. De hecho, no es la primera vez que Erdogan amenaza con convertir a los refugiados en instrumento de presión política, y seguramente esta no será la última.