06 abr 2020

Ir a contenido

Aplicación de vida sana

El estudio tomó como referencia los datos obtenidos por encuestas del Departamento de Agricultura de EE.UU. sobre adquisición de alimentos a 4.000 hogares.

Reuters

Yuka: la última adicción digital

Imma Sust

Intentar evitar el azúcar y las grasas saturadas está bien, pero no se puede una obsesionar con la comida, contando calorías todo el día, porque esto no es vida

El ser humano tiene tres necesidades básicas que cubrir: alimentarse, mantener el cuerpo a la temperatura adecuada y dormir. Todo lo que no sea eso, no es necesario. Dicho esto, hay personas en el primer mundo que se empeñan en no dejarnos disfrutar de ese privilegio. Les hablo de las dietas. He caído en la trampa, lo confieso. Después de años de no fumar, mi cuerpo ha cambiado y yo, en lugar de asumirlo, he intentado cambiarlo otra vez. Gimnasio, dieta y pasar hambre. He aguantado exactamente 20 días. Lo dejé el día que me presenté por sorpresa en casa de unos amigos y estos me recibieron con una copa de vino y una bandeja llena de quesos franceses y pan recién hecho. Entonces me di cuenta. Hacer dieta no tiene ningún sentido.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Me he leído un montón de libros, he visto mil vídeos de YouTube y la verdad es que sigo sin entender por qué hacemos dieta. Una cosa es comer sano, no te digo yo que no. La otra es evitar a toda costa alimentos que engordan, como pueden ser el pan o la pasta, y hacernos creer que comiendo zanahorias o bebiendo agua con limón nos sentiremos igual de bien. Lo siento, pero no. Si queréis saber lo que engorda y lo que no, solo hay una cosa que podéis hacer. Si te pones algo dentro de la boca y eres feliz, eso engorda. Si te pones algo dentro de la boca y tienes ganas de llorar, eso no engorda. No hay más.

Si comes poquito y te quedas con hambre, eres infeliz. Te duele el estómago y no puedes dormir. Intentar evitar el azúcar y las grasas saturadas está bien, pero no se puede una obsesionar con la comida, contando calorías todo el día porque esto no es vida. Luego están estas nuevas aplicaciones, como la famosa Yuka, que, tras escanear los códigos de barra de los productos, te dice si son buenos o malos. Otra gilipollez y una adicción máxima. Si quiero saber eso solo tengo que comprar comida de verdad. Todo lo demás es fatal para nuestro cuerpo. Así de claro. Que engorde o no, ya no me importa. Lo que quiero es estar sana. Las dietas, para los enfermos y los acomplejados. Comer es vivir. Estamos en el primer mundo, tenemos esa suerte, disfrutémoslo.