24 nov 2020

Ir a contenido

IDEAS

Adrien Body e Yvonne Strahovski, en un fotograma de ’Manhattan nocturno’. 

Colin Harrison

Ramón de España

¿Es posible que lo que no funcionó cuando se publicó a la primera funcione a la segunda?

En 1998, Colin y Kathryn Harrison publicaron sendos libros en España. El de ella, 'El beso' (unas memorias sobre la relación incestuosa de la autora con su progenitor) fue muy bien acogido por la crítica. El de él, 'Manhattan Nocturne' (un 'thriller' magnífico sobre un periodista de sucesos que se mete en un embrollo monumental por culpa de una mujer irresistible, un tópico que el autor convirtió en muy buena literatura policial) pasó totalmente inadvertido por público y crítica.

Y lo mismo sucedió con la adaptación cinematográfica de 2016, escrita y dirigida por Brian de Cubellis y protagonizada por Adrien Brody, que no estaba a la altura del texto original, pero merecía algo mejor que ir directa al videoclub. Con el paso del tiempo, la promesa de la señora Harrison no se acabó de cumplir del todo, y el señor Harrison ha ido deambulando de editorial en editorial sin convertirse precisamente en un favorito de los lectores de novelas criminales.

Aunque ni 'Manhattan Nocturne' (publicada por Emecé, luego Salamandra) ni 'Havana room' (Mondadori) funcionaron, hay alguien en la barcelonesa editorial Navona que debe ser muy fan de Colin Harrison y acaba de volver a publicarlas, junto a su novela más reciente, 'Un mapa para un crimen' (que en inglés se titula 'You belong to me' Tú me perteneces).

Personalmente, considero que así se repara una injusticia, aunque lo más probable es que la competencia piense que se trata de un ejemplo insuperable de contumacia en el error. ¿Es posible que lo que no funcionó a la primera funcione a la segunda? Espero que sí, la verdad, pues aún recuerdo las magníficas noches de lectura que me proporcionó 'Manhattan Nocturne' en su momento, y cómo se la recomendé a todo el mundo sin lograr convencer a nadie de que se la leyera. Desde entonces, he ido pillando lo que he podido de Harrison en inglés y nunca me ha decepcionado.

Aplaudo, pues, la valiente decisión de la editorial Navona, y espero que les salga bien la jugada. Tampoco es la primera vez que sucede algo así: cuando Tusquets se cansó de no vender nada con la reedición de las novelas de Simenon, El Acantilado tomó el testigo. Quien no conozca a Harrison, que empiece por 'Manhattan Nocturne': es la mejor entrada al ignorado mundo de este escritor neoyorquino, aunque viva en Park Slope, Brooklyn.