Nueva legislatura

Ser o no ser

La política española está en fase de duda hamletiana, algunos se preguntan qué quieren ser de mayores y otros cómo quieren llegar a viejos

2
Se lee en minutos
Pablo Casado (i) y Pedro Sánchez (d), en el Congreso, en una foto de archivo.

Pablo Casado (i) y Pedro Sánchez (d), en el Congreso, en una foto de archivo. / JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

La política española está en fase de duda hamletiana, algunos se preguntan qué quieren ser de mayores y otros cómo quieren llegar a viejos. Ahora que hay gobierno y se ha puesto en marcha el engranaje institucional, es cuando los partidos deben escoger su papel. Esta legislatura ofrece un escenario inédito, hay dos partidos de izquierdas en el Gobierno y una oposición de derechas que se disputa ferozmente el terreno. En este contexto se ha de entender la falta de resultados del encuentro de Sánchez y Casado en la Moncloa, después de casi dos horas de reunión. La mayoría parlamentaria que sostiene al Gobierno es muy frágil y necesitan mayorías cualificadas para abordar reformas institucionales como la renovación del CGPJ, sobre todo. “Aquí no sobra nadie, ni siquiera la oposición”, reconoce Sánchez, así que después de dos meses sin llamar a Casado y cinco meses sin reunirse, Sánchez lo citó en la Moncloa para regalarle la foto de jefe de la oposición. Casado ha ido “por respeto institucional” y para decirle a Sánchez que si quiere renovar las instituciones renuncie a sus políticas.

El PP presume de ser un partido de Estado, pero es más un partido de gobierno, porque o gobiernan ellos o se dedican al bloqueo, lo que Sánchez llama "tener mal perder". La situación está muy verde para los acuerdos. Estamos a dos meses de las elecciones en Euskadi y Galicia, donde Cs y Vox no han logrado representación parlamentaria en las dos últimas elecciones generales. Núñez Feijóo se juega la presidencia de la Xunta, dice que no piensa ser rehén de nadie, “ni de mi partido”, y se ha lanzado a una precampaña personalista sin siglas. El PP es transversal en Galicia, pero está políticamente aislado, así que necesita mayoría absoluta si quiere gobernar. Si Núñez Feijóo lo consigue será su cuarta mayoría absoluta, es difícil que ponga su capital político al servicio de alguien que no sea él mismo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

En Euskadi la situación del PP es agónica, y derechizar el discurso es más un problema que una solución. Quizá por eso Génova ha aceptado a regañadientes a un candidato 'sorayista' moderado, como Alfonso Alonso, que ya ha advertido a Cs que si quieren pacto se abstengan de criticar el concierto vasco. Esta semana acaba el plazo. Inés Arrimadas se afana en lograr la respiración asistida de un pacto electoral, por eso ha forzado la reunión con Pablo Casado, para escenificar al menos la voluntad de ir juntos. El PP no tiene su urgencia, además Arrimadas aún debe revalidar su liderazgo en Cs. El calendario no le va a favor cuando su única baza, que es Catalunya, aún no tiene convocadas elecciones, y no serán pronto.

Esta será la legislatura más territorial de nuestra historia reciente, con la crisis en Catalunya y la tensión entre la España vaciada y la España urbanita. Haría bien Casado en asumir que el bloqueo de la renovación de las instituciones no es hacer política. Difícil el dilema de Casado, porque tanto si opta por una oposición útil como por una oposición bronca, Sánchez puede ser el beneficiado.