04 abr 2020

Ir a contenido
Inmigrantes centroamericanos a su paso por México camino de EEUU.

JUAN CARLOS TOMASI

Perdidos en México

Rafael Vilasanjuan

Hasta ahora nos sonaba aquello de que la energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Ahora sabemos, además, que a las fronteras les pasa algo parecido: se van trasladando un poco mas al sur. En Europa nos hemos entregado a la barbaridad humana de legalizar la devolución en caliente de los migrantes que intentan franquearlas. Pero al otro lado del Atlántico, donde manda un presidente que hace bandera de su desprecio y superioridad frente a los inmigrantes mas vulnerables, no le ha hecho falta fortalecer la valla, le  ha bastado con amenazar a sus vecinos del sur, para que sean ellos quienes acaben garantizándole que nadie atraviese su frontera.

Eso es lo que ha ocurrido en México. Con los nuevos protocolos de Trump, cualquier inmigrante que quiera entrar por la línea del sur, debe esperar en México la decisión de las autoridades de EEUU.  La amenaza de imponer tarifas abusivas a los productos mexicanos en caso de no colaborar parece que ha sido suficiente para que el presidente López Obrador aceptara este cambio en las reglas de juego.

Aliado de Trump

El presidente mexicano, que se define de izquierda radical, y que llegó a decir nada mas acceder al poder que a los inmigrantes hay que protegerles "su derecho a una vida digna, a no ser abusados y a ser ayudados", se ha convertido en el mejor aliado de Trump. Ya no hace falta seguir construyendo la valla, para eso está México. Los que logran pasar, son inmediatamente devueltos al otro lado de la frontera y allí deben esperar, en ocasiones durante mas de un año a que su petición sea aceptada, o no. 

Quedarse en México significa, para las 60.000 personas que malviven en ese limbo, permanecer en una zona que los poderosos cárteles del trafico de droga han convertido en la mas peligrosa del mundo. México mientras tanto ha sellado la frontera de Guatemala, enviando tropas y copiando miméticamente lo que EEUU hace con ellos. Al final no hacia la falta la valla, Trump tiene su muro y es México quien lo financia.