21 feb 2020

Ir a contenido

IDEAS

El grupo The Clash. 

40 años del 'Sandinista!'

El disco triple que el grupo The Clash sacó en 1980 es, entre otras cosas, todo un monumento al descontrol

A veces me pregunto cuánto tardará en desaparecer el concepto de LP. No el vinilo, la idea. En qué momento los músicos se olvidarán del álbum como elemento orgánico y simplemente harán canciones en lugar de discos. Quizás ya ocurre. Quizás ya hay adolescentes que no han visto nunca un disco físicamente, al igual que desconocen qué es una máquina de escribir, y ni se plantean que cada canción forme parte de una unidad superior. Ahí mi pensamiento se acelera y me digo que me gustaría enseñarles un buen álbum... O un doble LP, de esos que se abrían por la mitad... ¡O uno triple! Los álbumes dobles me gustaban, doble ración, pero los triples me parecían un exceso, un empacho.

Aparte de cajas de recopilaciones y otras rarezas, diría que sólo hay tres triples de estudio que me atraigan. El 'Emancipation' de Prince. El '69 LoveSongs', de 'The Magnetic Fields'. Y el 'Sandinista!', de The Clash. Los tres son discos excesivos, que muestran sin complejos el ego de sus músicos, la fascinación por agotar un modelo o explorar nuevas formas sin filtros. El de los Clash, sobre todo, es un monumento al descontrol: ¡un disco triple tras un doble tan brillante como 'London Calling', y que además vendían a precio de LP!

En diciembre de este 2020, Sandinista! cumplirá 40 años de vida. Me doy cuenta de que si lo escucho es por algún impulso exterior, y todavía consigue sorprenderme. Hace tres años lo recuperé mientras leía la novela 'Taxi', de Carlos Zanón: su protagonista recibía el apodo de Sandino por su afición al disco, y cada capítulo del libro llevaba el nombre de una canción. Ahora he escuchado de nuevo Sandinista! y todos los demás discos de The Clash mientras leía su 'Autobiografía grupal', que publica Libros del Kultrum. Se trata de un repaso a la historia de la banda, a través de las opiniones y recuerdos de los cuatro miembros, que evoca su sonido rompedor, enfadado y a su vez bailable, el origen social y burlón de las canciones, la locura creativa que los convirtió en un grupo tan influyente. Es así, incluso con un triple disco tan absurdo como 'Sandinista!', donde, como dice Joe Strummer, tuvieron "el valor de abrazar el mundo con toda su peculiar variedad".

Temas Libros Música