19 oct 2020

Ir a contenido

Editorial

El campo protesta

La renta agraria ha disminuido por la caída de precios, pero también por prácticas permitidas aunque dudosas de los distribuidores

firma editorial cast

El Periódico

Tractores circulando por la rambla Ferran de Lleida en la movilización por la mejora del sector agrario.

Tractores circulando por la rambla Ferran de Lleida en la movilización por la mejora del sector agrario. / ORIOL BOSCH / ACN

Centenares de tractores y miles de personas invadieron pacíficamente las calles de Lleida, València, Málaga y otras ciudades de España para responder a la llamada de las organizaciones agrarias como Unió de Pagesos, Asaja y COAG; de las patronales del sector y de buena parte de los alcaldes de las zonas rurales afectadas. La reivindicación en todas las protestas era unánime: lograr un mejor trato para el campo y para los campesinos.

El trabajo rural se ha vuelto insostenible para muchos, hasta el punto de llegar a una situación límite. Es lo que argumenta Pere Roqué, presidente de Asaja en Lleida: «No es solo una de las peores crisis, sino que estamos ante la liquidación del mundo rural si no se cambia la estructura». En la producción vegetal y animal, España presenta muchas diferencias entre comunidades, pero hay un alto predominio, sobre todo en Catalunya, de la explotación familiar (un 89%), que se resiente de la cada vez más menguante rentabilidad. Como advierte Joan Caball, presidente de Unió de Pagesos, «los precios pagados por nuestra producción no tienen correlación con lo que pagan los consumidores». Las diferencias de precios entre los dos polos son escandalosas y se deben a la intervención de intermediarios y, principalmente, de unas pocas empresas que controlan la cadena agroalimentaria y la gran distribución. La renta agraria ha ido disminuyendo progresivamente en los últimos años hasta desembocar en este grito urgente que no solo se produce por la bajada en picado de los precios sino también por prácticas permitidas pero dudosas como la venta a pérdidas (vender más barato que el coste) de las grandes superficies, la irrupción de una competencia desleal procedente de países no comunitarios o los aranceles implantados por Estados Unidos. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los agricultores reclaman un trato equitativo y justo, con una reforma de la ley de la cadena alimentaria, una retribución mínima de los productos, ayudas económicas y fiscales o ampliación de los fondos de seguros. La agricultura produce bienes indispensables y mantiene el paisaje y gestiona el territorio. Perder este equilibrio sería una catástrofe.