13 ago 2020

Ir a contenido

Celebración controvertida

Una pareja se besa en París en la celebración del día de los enamorados.

AFP / FRANCOIS GUILLOT

San Valentín, el día del soltero

Imma Sust

Que mi marido me diga que me quiere es algo que ya sé y no necesito nada que me lo recuerde porque espero no olvidarlo. Pero, ¿descubrir que alguien te ama o te desea en secreto? Eso es un puntazo

Semana complicada está en la que estamos. Podría ser divertida, pero el mito del amor romántico se la va a cargar. Parece que no salimos de una fiesta consumista que ya nos hemos metido en otra. El día del padre, la madre, semana santa, Black Friday, Navidad... Y en febrero tenemos a ¡San Valentín!, esa fiesta que está tan retocada que ya no hay por donde cogerla. Una fiesta que nos vende un amor infantil, azucarado y nada realista. Vamos al origen. Cuenta la leyenda que San Valentín era un sacerdote romano nacido en el siglo tercero. Por lo visto, el emperador Claudio II decidió prohibir los matrimonios entre jóvenes. Su plan era tener soldados solteros para que rindieran mejor. Entonces, nuestro sacerdote empezó a casar parejas de forma clandestina. Cuando el emperador se enteró, ordenó su muerte y fue ejecutado el 14 de febrero del año 270.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Recuerdo que, cuando era jovencita, el día de san Valentín era el día en que se te declaraban los chicos. Te enviaban tarjetitas a casa, te las dejaban en la silla de clase o te la daba alguien. Tenía un sentido más relacionado con la leyenda. Retocado por los americanos, como todo, claro. Con los años, la fiesta se ha convertido en el día de los enamorados, y los solteros nos quedamos sin fiesta. Luego es el día del amor cursi y sin imaginación. Personas que necesitan que les pongan un día para recordar que se aman. Si lo piensan bien, es muy triste. Nada es comparable a la emoción de la soltera o soltero al recibir unas letras de alguien que le gusta el día de San Valentín. Una declaración de amor en toda regla. Esto se está perdiendo y es lo que tendría que ser. Que mi marido me diga que me quiere es algo que ya sé y no necesito nada que me lo recuerde porque espero no olvidarlo. Pero ¿descubrir que alguien te ama o te desea en secreto? Eso es un puntazo.

Si el sacerdote Valentín levantara la cabeza, alucinaría con lo que se ha hecho a costa de su memoriaLos jóvenes se declaran por Tinder y los casados necesitan el día de su muerte para recordar que se quieren.