12 ago 2020

Ir a contenido

Consecuencias del proceso de destitución en EEUU

Trump fue sometido a un juicio político del cual alió bien librado.

Reuters

El presidente no solo sale más fuerte del 'impeachment', sino que de paso se ha cargado a Joe Biden

Tal vez Donald Trump pase a la historia como el peor presidente que ha tenido EEUU, pero hay que reconocer que metido en brea electoral es un genio. No solo sale más fuerte del 'impeachment', sino que de paso se ha cargado a Joe Biden, a quien las encuestas apuntaban como su rival más directo y que en el primer envite en las primarias en Iowa, no solo ha perdido el cartel de favorito sino que ha pasado al vagón de cola.

Cuando Trump llamó al presidente de Ucrania para que investigara los negocios del hijo de Biden, no le importó si estaba actuando al margen de la Constitución. Lo que sí sabía es que estaba levantando el áurea del que fuera vicepresidente, cubriéndolo con la sombra de la sospecha, algo que en su caso no le afecta lo mas mínimo, pero que entre los votantes demócratas, cuenta. De hecho, a pesar de condicionar la ayuda militar a Ucrania a cambio de este favorcillo, al presidente más que una comisión de investigación lo que le importaba era crear la noticia, y cubrir a Joe Biden con un manto de sospecha que le mantenga tenso en campaña, de la misma manera que hicieron los 'mails' de Hilary Clinton cuatro años antes.

Sectarismo

Sabíamos que el cierre de filas de los republicanos con Trump acabaría convirtiendo la decisión de su procesamiento en un enfrentamiento sectario entre partidos, pero se esperaba que al menos abriera grietas. La realidad es que el 'impeachment' ha hecho daño, pero no al presidente, sino a Joe Biden y a su partido.

Mientras el proceso ha servido para recuperar energía y despertar a los seguidores republicanos, los demócratas no han conseguido recargar pilas. Puede que hasta el propio Trump quisiera que le procesaran, sabe que en aguas turbias se mueve como una anguila y como resultado se ha puesto de nuevo en el centro de la foto. Viendo el escaso margen de maniobra que tienen los demócratas para ganarle, harán bien en empezar a pensar en otro candidato, porque no parece que Biden pueda oponerse al presidente. Trump le ha ganado a la primera.