23 sep 2020

Ir a contenido

Los audiolibros

La escritora Neus Arqués, ayer, grabando un audiolibro en el estudio de la plataforma Storytel en Barcelona. 

DANNY CAMINAL

Ojos contra orejas otra vez

Isabel Sucunza

Nos quieren hacer levantar el culo, los audiolibros. Es muy de los tiempos que corren esto de estar ocupados, siempre ocupados, con dos o tres o cuatro cosas a la vez: el resto es perder el tiempo

Con la aparición en escena de los audiolibros parece como si recuperásemos aquello de (cantad conmigo) 'Video killed the radio star', pero a la inversa. Aquella cancioncilla de The Buggles que ponía punto final, con cierta nostalgia, eso sí, a toda una era auditiva para celebrar el 'veni, vidi, vici' de lo visual con todo un nuevo campo de posibilidades por descubrir. En cambio, ahora lo que nos proponen las diferentes editoriales que ya ofrecen 'libros' en formato para escuchar en vez de para leer, es dejar de lado los ojos, la vista, para volver a las orejas, al sonido. Lo que decía: deshacer el camino.

Un audiolibro es una cosa práctica; eso no lo negaremos. Pero, práctica ¿para qué? Pues para cualquier otra cosa que no sea leer. Quien nos vende esta forma de 'lectura' cada vez menos novedosa suele insistir mucho en que una de sus ventajas es que mientras 'leemos' podremos conducir, limpiar la casa, hacer 'running' o pasear al perro, por ejemplo. El resumen básico de todo eso es que el audiolibro te deja libres tanto las manos como los pies.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

También deja libre el sofá de tu casa donde habitualmente te sientas a leer: nos quieren hacer levantar el culo, los audiolibros. Es muy de los tiempos que corren esto de estar ocupados, siempre ocupados, con dos o tres o cuatro cosas a la vez: el resto es perder el tiempo.

Un par de ideas

El tiempo. La medida del tiempo de la 'lectura auditiva' tampoco es la misma que la de la, llamémosla así, lectura-lectura. El otro día, tomándome un café en una terraza, escuché cómo en la mesa de al lado un señor decía: “Ayer me leí el primer capítulo: 50 minutos”. Me costó un par de frases suyas más enterarme de que hablaba, primero, de un libro sobre técnicas de venta, y, segundo, que no era un libro sino un audiolibro, claro, de ahí que tuviera tan cronometrado cuánto duraba en el tiempo (minutos) y no cuánto ocupaba en el espacio (páginas) aquel primer capítulo del 'libro' en cuestión; del cual, según siguió explicando, había retenido un par de ideas nada más. “Pero ya es eso”, siguió diciendo, “cuando lees un libro de verdad”, eso dijo: “de verdad”, “ya es eso con lo que te quedas: con un par de ideas nada más”, remató.

Un par de ideas nada más. No sé si él contaba como bien empleados aquellos 50 minutos, porque tampoco sé si mientras tanto no estaría sacudiendo con ímpetu una cazuela de bacalao al pil-pil, cosa que bien podría haber sido.

En fin, lo que venía a decir es que está bien que existan los audiolibros; que dos ideas nuevas en la cabeza mientras te haces el bacalao siempre son mejor que pasarse la vida sin ampliar el número de las que ya vienen de serie; ahora, ¿levantar el culo del sofá? ¿Saber exactamente, al segundo, el tiempo que va pasando mientras avanza la lectura? ¿Privar a los ojos de los saltos adelante, en diagonal, o hacia atrás, buscando la frase exacta que queremos releer sea por vicio o sea porque tres líneas más abajo nos asalta la sensación de que nos hemos perdido algo importante? Eso no.

Creo que ojos y orejas tampoco competirán esta vez.

Temas Libros