La ducha escocesa 'indepe'

Los puñales entre JxCat y ERC vuelan y los reproches han sido claros y obvios a ojos de todos

1
Se lee en minutos
Carles Puigdemont comparece desde el Parlamento Europeo en la comisión de investigación del 155 en el Parlament.

Carles Puigdemont comparece desde el Parlamento Europeo en la comisión de investigación del 155 en el Parlament. / ACN / BERNAT VILARÓ

Dicen que el 'procés' murió.  El 'procesismo' en todo caso, no. Igual que el independentismo, evidentemente, que gracias a su base social resiste, a pesar de todo, con una fuerza envidiable que no había tenido en Catalunya desde la recuperación de la democracia. Pero, insisto: esto a pesar de todo, especialmente del discurso y la praxis de buena parte de sus líderes políticos.  Y es que sus metas y su resistencia frente la represión demasiado a menudo tienen que convivir con el mal ambiente interno, que nunca se toma un descanso.

Este miércoles, por ejemplo, la estampa de Clara Ponsatí junto a Carles Puigdemont y Toni Comínya acreditada en Bruselas como eurodiputada, era una de arena que seguía a una de cal del martes en el Parlament con las acusaciones cruzadas del 'expresident' y la líder de ERC Marta Rovira, en comparecencia a través de videoconferencia en la comisión del 155. No citaron explícitamente a JxCat y ERC, pero los puñales volaron y los reproches fueron claros y obvios a ojos de todos.  De nuevo, un espectáculo desmoralizador para la parroquia 'indepe', tan solo una semana después del espectáculo denigrante de unos y otros en el Pleno.

Invento fallido

Noticias relacionadas

Así las cosas, la duda es razonable y también lo es pensar si no será que lo que mantiene movilizado al voto independentista no es ya, básicamente y casi únicamente, las torpes embestidas del gobierno de los jueces, así como el acoso mediático y las querellas de la 'caverna' españolista y sus delegados en los partidos madrileños. Es esto básicamente lo que reporta algún momento de motivación a un votante independentista al que sus partidos no ofrecen ninguna perspectiva plausible y concreta de construir un Govern en pocos meses que pueda tomar el relevo del actual invento fallido del Ejecutivo de Quim Torra.

Es esto o la suma de una cosa y la otra, que al estilo de la ducha escocesa, combinando chorro frío y chorro caliente, activa a la fuerza.  Desgraciadamente, siguiendo tal patrón, este jueves, si Torra sale sin nada concreto de su reunión con Pedro Sánchez, vaticino un nuevo volar de puñales.